5 de abril de 2020
 
Actualizado 17/01/2007 14:31:52 +00:00 CET

Agentes aseguran que el coche de los acusados de Cortegana estuvo en el lugar de los hechos

Señalan que los dos trozos de plástico encontrados donde apareció el cadáver encajan "como un puzzle" en el coche de los procesados

HUELVA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Unidad de Policía Judicial que se encargaron de investigar la muerte de M.V.C. en el municipio onubense de Cortegana el pasado 1 de enero de 2005 coincidieron hoy en señalar durante el juicio que el coche de los dos acusados por esta muerte estuvo "con casi toda seguridad" en el lugar donde apareció el cadáver, pues, según argumentaron, "tanto el trozo de alerón como la pieza de plástico encontradas encajan como un puzzle en el coche de los procesados".

Así, el agente encargado en ese momento de la Unidad de Policía Judicial argumentó que en el lugar de los hechos "hubo un coche", pues, según manifestó, "había marcas de frenada, huellas de neumáticos, un trozo de alerón y otro de plástico".

En este sentido, indicó que tras llevar a cabo las respectivas investigaciones "averiguamos qué coche era y a quién pertenecía, pero ni de uno ni de otro había rastro en el pueblo". "El día 4 recibimos una llamada de la Guardia Civil de Zalamea la Real diciéndonos que habían encontrado el coche con dos ocupantes dentro", añadió.

Igualmente, señaló que tras encontrar el coche comprobaron que las dos piezas encontradas en el lugar donde fue hallado el cadáver "coincidían como si fuera un puzzle en el coche de los acusados, lo que certificaba de manera fidedigna que habían estado en el lugar de los hechos".

Asimismo, y tras aseverar que la muerte de M.V. "fue violenta y pudo haber ensañamiento", indicó que en el coche de los dos procesados "se encontraron manchas de saliva de la víctima en la palanca de cambios y en la parte trasera del asiento del conductor, así como un mechero".

LA MUERTE, ENTRE LAS 7.00 Y LAS 11.00

También detalló que el cadáver de M.V. apareció en un camino de tierra situado a las afueras de Cortegana y denominado 'Camino del Chanza', "apoyado contra un árbol", y precisó que su muerte "se pudo producir entre las 7.00 y las 11.00 horas del 1 de enero de 2005".

Por su parte, el agente de la Guardia Civil E.D.M., también miembro de la Unidad de Policía Judicial, coincidió con su compañero en señalar que el coche de los acusados estuvo en el lugar donde fue encontrado el cadáver "sin ningún género de dudas" y explicó que "la última vez que se vio con vida a la víctima fue sobre las 7.00 horas mientras hablaba con dos o tres personas que se encontraban en un coche que supuestamente era el de los acusados".

Tras indicar que en el vehículo "se hallaron indicios de que la víctima ya llegó moribunda al lugar donde se encontró su cadáver, pues además en este lugar no se encontró sangre", aseguró que M.V. "sufrió además vejaciones, pues su cuerpo tenía rasguños en los glúteos, los pantalones bajados a la altura de las rodillas y el cinturón alrededor del cuello, todo para mofarse previsiblemente de él".

Por su parte, también prestó declaración el agente de la Guardia Civil que tomó declaración a V.A.A., hermana del acusado J.A.A, y señaló que "tras prestar testimonio, le leí la manifestación y se mostró conforme con ella, por lo que la firmaron tanto ella como su padre". "La declaración fue libre y voluntaria", explicó.

Además, la agente de la Benemérita que encontró el vehículo y a los dos acusados en el término municipal de Zalamea la Real indicó que "ambos estaban esperando a que llegaran sus familiares, pues el coche se les había averiado, al mismo tiempo que indicaron que venían de El Rocío".

Por último, declaró el trabajador de la gasolinera donde ambos acusados echaron gasolina al coche durante la noche del 1 de enero, y aseguró que "no sentí nada extraño". Además, indicó que cuando llegaron "ya era de día".

El juicio, con tribunal popular, continuará en la tarde de hoy en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva con las pruebas periciales, tras la declaración de los cuatro agentes de la guardia civil, del trabajador de la gasolinera y de M.L.V., que declaró durante la vista que estuvo con ambos acusados en la noche en que ocurrió el crimen y que aseguró que en un momento dado "ambos se montaron en su coche y se marcharon, pero no se hacia donde".

15 AÑOS DE CARCEL

Hay que recordar que la Fiscalía de Huelva pide para los dos acusados una pena de 15 años de prisión por un presunto delito de homicidio, mientras que la acusación particular solicita 20 años de prisión y una indemnización de 82.574 euros a la madre del fallecido, argumentando en su escrito de calificación de los hechos que los dos procesados "se aprovecharon del estado de embriaguez y de la disminución psíquica, de un 75 por ciento, de la víctima, que falleció a causa del derrame cerebral producido por los golpes sufridos".

Asimismo, la acusación popular, ejercida por el Ayuntamiento de Cortegana, pide para ambos acusados una pena de 20 años de cárcel por el presunto delito de asesinato con la agravante de abuso de superioridad.

Por su parte, los abogados de la defensa pidieron la libre absolución de sus representados al entender que "no participaron en ningún momento en los hechos que aquí se enjuician".

LOS HECHOS

Según la calificación provisional del fiscal, a la que ha tenido acceso Europa Press, el día de los hechos los acusados contactaron con M.V.C., quien se hallaba celebrando el año nuevo bebiendo por distintos locales de Cortegana, de donde se conocían por ser vecinos de la localidad.

Tras contactar con la víctima, la convencieron para que se montara en un vehículo, propiedad de J.M.A.M., que era quien conducía. Según el fiscal, en un momento no concretado y aprovechando el estado de embriaguez en que se encontraba M.V.C. y las fuerza que les daba el ser dos contra uno, ambos acusados le golpearon reiteradamente con el propósito de acabar con su vida y causándole lesiones de distinta consideración, entre ellas una hemorragia subaracnoidea interparietal difusa, la cual provocó una parada cardiorrespiratoria que causó la muerte de M.V.C.

Tras ello, la Fiscalía indica en el escrito que los acusados se trasladaron en el mismo vehículo hasta un camino de tierra situado a las afueras de Cortegana y denominado 'Camino del Chanza', donde arrastraron a la víctima hasta dejarla tumbada en el borde del camino con los pantalones bajados y un cinturón enrollado en el cuello. El cadáver fue hallado por un vecino en la mañana del 1 de enero de 2005.

Hay que recordar que la muerte de M.V.C. provocó graves altercados en el municipio tras la manifestación que convocó el Ayuntamiento de Cortegana en repulsa por este asesinato y que concluyó con el enfrentamiento entre algunos manifestantes y miembros de la comunidad gitana de la localidad, hecho éste por el que está imputado el alcalde, Antonio Marín (IU), además de otras 14 personas.

Lo más leído

  1. 1

    El Gobierno avisa de una mayor intervención en la economía por la crisis

  2. 2

    Sánchez prepara a la población ante la crisis de sus vidas: habrá más estados de alarma después del 26 de abril

  3. 3

    Muere en Madrid el primer profesional sanitario con Covid-19, un médico del SUMMA

  4. 4

    Libertad Digital, El Mundo, ABC, Vozpópuli, La Razón y Ok Diario no preguntarán al Gobierno por "censura"

  5. 5

    Italia avanza un plan para la reapertura gradual del país cuando contenga la epidemia