Publicado 28/05/2019 14:08CET

Alejandro Fernández lanza nuevo vino en plena batalla judicial por el imperio Pesquera

Con nombre aún por determinar, se ha producido en las instalaciones de Viña Solana, en Roa

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El fundador del Grupo Pesquera, Alejandro Fernández, ha presentado este martes en sociedad su nuevo vino, un tinto cuyo nombre y contra etiqueta están aún por determinar y que ha elaborado junto a su hija, la enóloga Eva Fernández, en plena batalla judicial por el imperio que comenzó a levantar en 1975 y del que su ex mujer y sus otras dos hijas le habrían desalojado reuniendo sus participaciones para cesarle en la administración.

De hecho, el tinto no se ha elaborado en sus tierras precisamente por esta disputa. Según las fuentes de la defensa de Fernández, él es el legítimo propietario de los viñedos Pesquera, que se venían arrendando al grupo empresarial. También es el titular de la tarjeta de viticultor imprescindible para que lo vendimiado goce de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Sin embargo, cuando una vez le cesaron de sus cargos quiso vendimiar las tierras, las nuevas administradoras se lo impidieron y recogieron la uva. El contrato que esgrimieron para hacerlo ha sido denunciado por la Fiscalía Superior de Valladolid, que acusa a la ex mujer y a la hija Olga de un presunto delito de administración desleal y falsedad en documento mercantil.

Mientras, la tarjeta de viticultor que utilizaron para vendimiar fue revocada por el Consejo Regulador, de modo que toda aquella cosecha de las tierras Pesquera no puede ya comercializarse con la Denominación de Origen Ribera del Duero. El caso está en instrucción en un juzgado de la provincia castellanoleonesa.

La defensa de Alejandro Fernández propuso a la otra parte un entendimiento. Dado que él y su ex mujer (están separados de hecho) tienen la misma participación, un 49,7%, en el Grupo Pesquera y éste cuenta con cuatro bodegas, plantearon la posibilidad de repartir dos y dos y compensase económicamente, si era necesario. Entre reinversiones y tesorería, se calculan en torno a 50 millones de euros el capital con el que contaba la sociedad. Sin embargo, esta 'conciliación' fue rechazada.

EVA FERNÁNDEZ, ENÓLOGA DEL PROYECTO

Cuentan fuentes próximas a Fernández que con todo, quería seguir haciendo vino, así que se embarcó en este nuevo proyecto con su hija Eva, quien era la enóloga del Grupo Pesquera hasta que cesaron a su padre y fue despedida, en un asunto que se enjuicia precisamente este miércoles en Valladolid, donde ella denunció que el cese había sido improcedente.

La uva del nuevo vino fue seleccionada y comprada a Viña Solana y sus instalaciones, alquiladas para producirlo en un proceso que lleva en marcha dos años. Esta situación hace que deban superar variados "trámites administrativos" antes de poder llevarlo al mercado, según explican fuentes cercanas al proyecto.

También avanzan que desde que trascendió hace dos semanas la presentación, ya se han acercado inversores "institucionales" y "del mundo del vino" para sumarse. Contrato de confidencialidad mediante, las mismas fuentes inciden en que "no hará falta una nueva bodega" y que la producción se mantendrá en todo caso en la ribera del Duero.

EL NOMBRE, POR DETERMINAR

El nombre que finalmente se dará al vino es un misterio. A Fernández le gustaría utilizar alguna de las marcas comerciales que ya tiene, pero en eso también ha habido batalla judicial. Se trata de tres marcas que son suyas y estaban cedidas al Grupo Pesquera para su explotación. Cuando fue cesado como administrador, revocó aquellas concesiones con tres actas notariales, conforme explican desde su defensa.

En paralelo, las nuevas administradoras del grupo lanzaron una veintena de marcas que según la denuncia que impulsó el propio Fernández en los tribunales, eran una copia de las originales, como decía un informe pericial de propiedad industrial.

Las veinte marcas fueron suspendidas y de hecho, las administradoras desistieron de su uso, de modo que ya sólo quedarían las antiguas y son propiedad de Fernández, de acuerdo a las mismas fuentes de su defensa. Que se usen o no para el nuevo proyecto, aún está por ver.

En un acto en Madrid y escoltado, entre otros expertos del sector, por la enóloga y miembro de la Real Academia de Gastronomía Isabel Mijares, Fernández ha presentado el vino nuevo recordando su pasado y sus comienzos arando la tierra y produciendo con su padre "en una cueva". En un vídeo que repasaba su trayectoria, ha bromeado sobre su situación de jubilación 'parcial' y los 86 años que ha cumplido: "Estoy al pie del cañón todavía".