Publicado 22/02/2021 18:35CET

AM- Aragonès apoya a Mossos y censura los ataques a comercios, pero se abre a debatir el modelo policial en el Parlament

El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, en rueda de prensa.
El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, en rueda de prensa. - EUROPA PRESS

Llama a que las protestas sean pacíficas y ve "grupos minoritarios" los que provocan incidentes

BARCELONA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, ha apoyado este lunes a los Mossos d'Esquadra tras los disturbios de los últimos días en las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel y ha planteado que el debate sobre el modelo policial se lleve a cabo en la próxima legislatura en el Parlament.

En rueda de prensa, también ha expresado su apoyo al conseller de Interior, Miquel Sàmper, y ha sostenido que, si hay algún aspecto del modelo policial que se debe modificar, se tendrá que revisar "con serenidad" en la próxima legislatura, pero ha rechazado entrar en detalles sobre qué se debería cambiar.

Preguntado sobre si este debate debería incluirse en las negociaciones sobre la formación de gobierno --la CUP lo ha puesto como condición--, Aragonès ha contestado que esta comparecencia la hace como máximo responsable del Govern y ha pedido no "mezclar" su cargo público con su condición de candidato a la Presidencia de la Generalitat.

Ha argumentado que la revisión del modelo policial se debe hacer con calma y a través del debate parlamentario en la próxima legislatura, ya que cree que este tipo de decisiones "no deben tomarse en caliente".

Sobre si la Brigada Mòvil (Brimo) de los Mossos y el uso de proyectiles de Foam deben ser aspectos a revisar, ha subrayado la necesidad de que la policía cuente con un cuerpo especializado en orden público y que haya instrumentos para ejercerlo, pero no ha profundizado más y ha apuntado que será uno de los elementos del debate parlamentario de la nueva legislatura.

ACTUACIONES "INCORRECTAS"

Aragonès ha advertido de que, si ha habido "actuaciones que hayan podido ser incorrectas" por parte de los Mossos --una joven perdió el ojo--, se analizarán y se actuará siguiendo los procedimientos establecidos para garantizar las buenas praxis en la policía catalana.

Al ser preguntado sobre si mantiene la confianza en Sàmper, ha reiterado que apoya a todos los trabajadores públicos y que ha estado en contacto estos días con él y con los mandos de los Mossos: "Afrontamos este reto de manera conjunta y con responsabilidad compartida", y ha diferenciado que los cargos políticos deben centrarse en garantizar la libertad de manifestación y que los responsables técnicos se encargan de los operativos y las actuaciones policiales concretas.

Asimismo, ha explicado que ha estado en contacto con representantes del mundo económico y empresarial, con los que ha compartido su "preocupación de la gravedad de los incidentes" del fin de semana, y ha dicho que el objetivo es garantizar que las próximas manifestaciones se desarrollen de forma pacífica para evitar mayores perjuicios a establecimientos comerciales.

LLAMA A LA CALMA

Aragonès ha llamado a la calma y a que las movilizaciones sean pacíficas: "El saqueo de un comercio, la quema de mobiliario público o el enfrentamiento con los trabajadores públicos no son ni libertad de expresión ni de manifestación", pero ha pedido no criminalizar a los manifestantes, ya que asegura que su Govern está comprometido con estos derechos.

Así, ha insistido en que la libertad de expresión y de manifestación debe ejercerse pacíficamente, y ha alertado de que después de algunas manifestaciones en contra del encarcelamiento de Hasel algunos "grupos minoritarios se aprovechan para hacer actos de pillaje y de saqueo".

"Estoy convencido de que los que defienden la libertad de Pablo Hasel no tienen nada que ver con estas personas que utilizan la movilización para cometer actos de naturaleza diferente", ha añadido.

Además, ha exigido responsabilidad a los partidos para no utilizar los disturbios políticamente y los ha emplazado a "abordar con serenidad y determinación en las decisiones el origen de los malestares que hay en amplios sectores" de la sociedad catalana, trabajando contra la precariedad, revertir las desigualdades y ofrecer perspectivas de futuro de igualdad de oportunidades.