AMP.- La Audiencia Nacional rechaza cerrar los dos bares de Pamplona que exhibieron fotos de etarras

Actualizado 18/08/2009 17:12:34 CET

El juez Velasco desestima el cierre después de que uno de los locales retirase las imágenes y el otro las sustituya por siluetas

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha rechazado hoy cerrar cautelarmente los dos bares de Pamplona que exhibieron fotos de etarras después de tomar declaración esta mañana a los responsables y las camareras de ambos establecimientos. El juez toma esta decisión en contra de la postura de la Fiscalía, que ha pedido el cierre del Bar Zurgai, que sustituyó las imágenes por siluetas, aunque el Ministerio Público sí retiró su acusación contra el Ezpala Taberna al quitar las fotografías, informaron fuentes jurídicas.

En su auto, el juez Velasco entiende que no procede la clausura cuatelar de estos bares ya que "del resultado de la comparecencia practicada hoy se desprende que los implicados han retirado voluntaria y conscientemente las referidas fotografias evitando con ello la continuidad en la acción delictiva". En ese sentido, explica que el cierre perseguía prevenir la persistencia del delito y añade que "esto ya ha quedado sin objeto, al haberse retirado las fotos del establecimiento".

Pese a no acceder al cierre de los locales, el juez mantiene la imputación de un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo --penado entre uno y dos años de cárcel-- para los dueños del Ezpala Taberna y el Bar Zurgai, Antonio Echalecuz y Daniel Burgos, respectivamente, y sus camareras Ainhoa Oroz e Izaskun Goñi.

A estas últimas les había imputado inicialmente un delito de desobediencia por negarse a retirar las fotos de etarras tal y como le solicitó la Fiscalía a comienzos de mes, pero ahora el magistrado estima que este tipo delictivo queda subsumido en el presunto enaltecimiento.

Velasco argumenta estas imputaciones explicando que, "si asesinar es un delito con su correspondiente pena, enaltecer homenajeando a quien asesina ensalzándole por ello con homenajes públicos a través de la exposición de su foto en lugares de tránsito, también lo es, sólo que con una evidente pena menor".

Además el juez entiende que el hecho de situar fotos en los locales responde a "recientes instrucciones de ETA/EKIN, para mantener la fidelidad de sus militantes tanto en las cárceles como fuera y de servir para activar su masa social captando posibles nuevos militantes para que no dacaiga la capacidad movilizadora ni cunda la resignación".

Velasco basa estas acusaciones en un manifiesto de ETA incautado al 'comando Hego Haizea' de la banda en octubre de 2008 y en un documento de Batasuna sobre 'Planificaciójn para el curso políticio 2008-2009' en el que se exhorta a "'recuperar la calle como espacio de actuación e influencia... y hacer frente a los ataques a gudaris vascos defendiendo su memoria'". "En consecuencia, el delito de enaltecimiento concurre y debe por tanto seguir tramitándose contra los imputados en la presente causa", zanja el juez.

Según declararon hoy al juez los dueños de estos establecimientos, las imágenes de los etarras ya han sido retiradas. Concretamente, el responsable del Ezpala Taberna, Antonio Echalecuz, explicó a los medios de comunicación que procedió a ello pocos días después del requerimiento de la Guardia Civil, una vez recibió formalmente la notificación en la que se ordenaba la retirada de las fotos.

"ERAN CUATRO AMIGOS DEL BARRIO"

Así, excusó la negativa inicial de su camarera a cumplir la orden alegando que, en el momento en el que se personaron los agentes en su bar, él se encontraba de vacaciones por lo que su empleada no se sintió capacitada para quitar las fotos sin su permiso.

De hecho, este responsable detalló que cuando los guardias civiles acudieron de nuevo el día 12 al local para comunicarle la citación de la Audiencia Nacional, las imágenes ya no estaban. "Eran cuatro fotos de cuatro amigos del barrio", se justificó.

Por su parte, el responsable del Bar Zargui se limitó a expresar a los medios que "es evidente que las fotos ya no están". Sin embargo, fuentes jurídicas precisaron que, en este caso, las fotos han sido sustituidas por siluetas de los presos, un extremo sobre el que el juez no hace referencia en su auto.

Estas actuaciónes se enmarcan en las diligencias que inició el pasado mes de julio el Ministerio Público sobre los lugares en los que se exhiben fotografías de miembros de ETA y sobre la existencia de carteles, pancartas y pintadas con consignas y lemas de apoyo a la banda.

La Fiscalía defendió en su escrito remitido al juez la semana pasada que la negativa a retirar las fotos "supone además la persistencia en la ofensa y humillación de las víctimas del terrorismo y el mantenimiento de un refuerzo a la actuación del terrorista como un mensaje de claro apoyo y justificación que no es aceptable consentir".

"Dadas las características, la exhibición pública de las fotos de los terroristas en un local abierto al público, pero bajo el dominio y el control de sus responsables, se aprecia la necesidad y la proporcionalidad de adoptar medidas respecto al local como único medio de evitar de un modo seguro la continuación de tal conducta criminal con unos hechos claramente enaltecedores del terrorismo y ofensivos para sus víctimas", explicó la Fiscalía.