Actualizado 03/06/2007 19:02 CET

Ampl.-Cerca de 4.000 personas piden en Ferrol el traslado de la planta de gas fuera de la ría y la liberación de Bastida

La Xunta reitera la "importancia" de Reganosa aunque su ubicación "no sea la mejor" y Beiras le exige que "coja el toro por los cuernos"

FERROL, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 4.000 personas, 10.000 según la organización, se movilizaron esta mañana en Ferrol para exigir el traslado al exterior de la ría de la planta de gas de Reganosa en Mugardos, por "peligrosa e ilegal", y para demandar la puesta en libertad de Bernardo Bastida, patrón mayor de la Cofradía de Mariscadores de Ferrol, en prisión desde el pasado miércoles, por el bloqueo del gasero 'Mourad Didouche', con carga de gas natural licuado.

La protesta comenzó a las 12.00 horas de hoy en el muelle de Curuxeiras, en el puerto ferrolano, convocada por el Comité de Emergencia de la Ría de Ferrol y la Cofradía de mariscadores integrada en el colectivo, bajo los lemas 'Planta de gas fuera de la ría' y 'Bastida libertad'. Continuó desde las 12.30, por las calles de Ferrol, hasta finalizar 30 minutos después en la Plaza de Armas, frente al Ayuntamiento ferrolano.

Hasta las 13.45 horas se prolongó una protesta, una de las más multitudinarias celebrada hasta el momento contra Reganosa, y en la que se dieron cita numerosos representantes del ámbito político y cultural de Galicia, además de colectivos vecinales y ecologistas.

Entre los participantes, figuraron representantes del ámbito político nacionalista como Camilo Nogueira o Xosé Manuel Beiras; miembros del BNG como Cristina Amor o el candidato a la alcaldía de Ferrol, Xoán Xosé Pita, que recibieron sonoras pitadas en la Plaza de Armas; representantes de Esquerda Unida como Yolanda Díaz, aplaudidos por los manifestantes; miembros de las cofradías de mariscadores de Fene-Barallobre, Mugardos, Caión, Rianxo, Cangas y O Grove; los sindicatos CIG, UGT, CCOO y USTG; asociaciones ecologistas como ADEGA o Verdegaia, e incluso jugadores del equipo de fútbol de Linares que esta tarde se enfrentan al Racing de Ferrol.

"AMEIJEIRAS DIMISIÓN"

Durante más de una hora, se corearon consignas como "somos ciudadanos, no somos terroristas", "en Teixeiro, tiene que estar Tojeiro" o "la ría es nuestra y no de Reganosa", y se portaron pancartas y carteles en los que se leían frases como "la verdad no se calla ni con porras, ni con balas, Ameijeiras dimisión" o "defendamos la vida, la ría y la legalidad".

Desde el Comité de Emergencia de la Ría de Ferrol se insistió en que la planta de gas de Reganosa no cumple la legalidad vigente, al estar anulada su declaración de impacto medioambiental por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en una sentencia recurrida por la empresa y la Xunta de Galicia al Tribunal Supremo. Como argumentos sobre el peligro de la planta, se añadió que no existen planes de emergencia exterior, que en caso de accidente los buques metaneros no podrán abandonar el interior de la ría y que, a juicio del colectivo, la instalación no podría haber iniciado la fase de pruebas actual por no haber finalizado las obras.

Así, el manifiesto leído en la Plaza de Armas se refirió a Reganosa como "el mayor desastre" de la época actual, y el mayor ejemplo de "corrupción política, mediática y económica de la democracia". Se recuperó el espíritu del Nunca Máis, para asegurar que, como en el caso del Prestige, también con la planta de gas "los ciudadanos, en ausencia y sin el amparo de las administraciones, tuvimos que tomar la iniciativa".

EL DINERO NO SOLUCIONARÁ EL CONFLICTO

Asimismo, se manifestó que "estamos ante el mayor fraude cometido en el país", en el que "el bipartito de Touriño y Quintana y el gobierno de Rodríguez Zapatero, tienen la responsabilidad de que no se convierta en la mayor tragedia". Se rechazó que la problemática de la planta de gas se solucione con acuerdos económicos con los mariscadores por las pérdidas provocadas al sector por la actividad de Reganosa, ya que "el dinero no podrá pagar el peligro en que ponen a los ciudadanos".

Otro de los ejes de la protesta fue el rechazo al uso de la fuerza policial con la que la pasada semana se dispersaron a los participantes en manifestaciones del Comité, en lo que se calificó como "un abuso, más propio de un estado totalitario que de un estado democrático".

BASTIDA

En numerosas pancartas y camisetas, en las que figuraba una foto del patrón mayor de la Cofradía de Ferrol, y la frase "Bastida somos todos", se pidió su puesta en libertad del representante de los mariscadores. Bernardo Bastida permanece en prisión sin fianza desde el pasado miércoles 30 de mayo, acusado de desobediencia a la autoridad, amenazas, coacciones y desórdenes públicos, por el bloqueo de la ría el 29 de mayo, al paso del metanero 'Mourad Didouche', con 55.514 toneladas de gas natural licuado para descargar en Reganosa.

Rafael Pillado, miembro del Comité, lamentó que la detención de Bastida "se produzca cuando dirigen Galicia fuerzas que se llaman de izquierdas y de progreso". El portavoz de los mariscadores, Jaime Gabarri, añadió que Reganosa "ha convertido en mártir a una persona normal", que participó como todos los demás en una protesta conjunta, decidida "en asamblea" por toda la Cofradía y el Comité.

Bernardo Bastida tendrá que comparecer ante el juez, en el Juzgado de Instrucción número 6 de Ferrol, en vista judicial, el martes 5 de junio, a las 11.30 horas. Su abogado defensor pedirá su puesta en libertad sin fianza.

BEIRAS

En la movilización participó el dirigente del Bloque Nacionalista Galego Xosé Manuel Beiras. En declaraciones a los medios de comunicación calificó la protesta como un "éxito espléndido" y aseguró que se regresa a una situación en la que "los ciudadanos tienen que suplir la ineficiencia e ineficacia" de las administraciones.

Beiras aseguró que la movilización "motiva una reflexión seria", y aunque defendió la necesidad en Galicia de una planta regasificadora señaló al puerto exterior como su ubicación ideal.

"No se puede hacer dejadez de responsabilidades", subrayó el dirigente nacionalista, y añadió que "las responsabilidades tienen que pagarlas quién adoptó esas decisiones a nivel político o en el capital privado, saltándose la legalidad, como se ha demostrado".

Manifestó que "la herencia del fraguismo fue terrorífica", pero que las administraciones "tienen que tomar la determinación de cambiar la línea política y hay actitudes que no se pueden permitir".

Por este motivo, Beiras concluyó que "el gobierno tiene que coger el toro por los cuernos, la diplomacia está muy bien, las negociaciones y el diálogo entre empresariado y gobierno están muy bien, pero en este caso hay que coger el toro por los cuernos, que es lo que pide la gente".

QUINTANA Y TOURIÑO

Por su parte, el vicepresidente de la Xunta y portavoz nacional del BNG, Anxo Quintana, apostó hoy por el diálogo para llegar a una "solución que satisfaga a todos: que Reganosa cumpla su función con seguridad y que los mariscadores no tengan perjuicios por eso".

En una entrevista en Radio Nacional de España, recogida por Europa Press, esgrimió que la planta es "muy importante para el futuro energético de Galicia", aunque reconoció que su ubicación "no es la más adecuada". "Ahora tenemos que gestionar esa realidad sin que vaya en detrimento de los derechos de otros trabajadores", aseveró.

También el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se refirió hoy a esta cuestión e incidió en el carácter "estratégico" de la planta para Galicia. "No tenemos otra opción que mirar hacia delante y tomar las medidas necesarias para salvaguardar los impactos negativos que pudieron derivarse", aseguró

En declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, afirmó que "ahora debemos asumir el país que tenemos y construir en positivo" y abogó por "aprender de los errores y tomar todas las decisiones desde el punto de vista medioambiental".