AMPL.- Rajoy quiere una Cumbre Iberoamericana centrada en la economía y el empleo

Actualizado 29/02/2012 13:31:40 CET

Convocará en septiembre u octubre una Reunión de Alto Nivel de ministros de Economía

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

España quiere que la Cumbre Iberoamericana de noviembre en Cádiz esté "centrada en el crecimiento económico", la "cooperación" y los "problemas reales" de los ciudadanos como son "el empleo y el bienestar", ha anunciado este miércoles el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Para ello uno o dos meses antes de la cumbre de Cádiz, España convocará una Reunión de Alto Nivel de los ministros de Economía iberoamericanos, que se complementará con encuentros entre los responsables de Industria para analizar "el estado y futuro de las pymes en la región", de Fomento para abordar las inversiones en Iberoamérica y de Empleo, ha explicado Rajoy en un acto en la Secretaría General Iberoamericana dirigido a "subrayar la importancia" que su Ejecutivo concede a la cita de Cádiz.

España organiza este año la Cumbre coincidiendo con el bicentenario de la Constitución de 1812, "punto de inflexión" de la Historia contemporánea de España y América ya que en ella "se reconocían y garantizaban por vez primera los derechos del individuo por encima de las arbitrariedades del poder", ha recordado Rajoy.

'La Pepa' definía también por vez primera a España no por su contenido geográfico "sino como una comunidad política formada por el conjunto de ciudadanos, americanos y españoles". Por eso Rajoy cree que "celebrarla y recordarla juntos es un acto de justicia histórico inexcusable" que puede convertirse en una oportunidad para "renovar" este foro que reúne de forma anual a los países de América Latina con Portugal, España y Andorra.

REPENSAR LAS CUMBRES

En esta línea, Rajoy ha propuesto que los jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos dediquen el almuerzo del segundo día de la cumbre (17 de noviembre) a "discutir abierta y de forma constructiva sobre el futuro" de la Comunidad Iberoamericana.

Aunque no lo ha mencionado expresamente, la diplomacia española ha sugerido que las cumbres podrían celebrarse cada dos años, en lugar de anualmente, debido a la proliferación de foros regionales en América Latina con los que compite la Cumbre Iberoamericana, que en los últimos años ha ido registrando varios récord de ausencias.

Rajoy ha resaltado la "especificidad propia y valor añadido" de la Comunidad Iberoamericana de Naciones que componen "casi 600 millones de personas que viven en dos continentes y que se entienden únicamente en dos lenguas", español y portugués.

En la era de la globalización, Rajoy entiende que este foro supone "un activo extraordinario" para que todos sus miembros tengan una "presencia relevante en la economía y en las relaciones internacionales" ya que los lazos históricos, culturales y jurídicos que comparte la región ofrecen oportunidades "enormes" de crear riqueza.

PUENTE A EUROPA

España, promotor junto con México de las Cumbres Iberoamericanas desde principios de los 90 y país europeo e iberoamericano a la vez, tiene los ojos "más capacitados" para contribuir a que los miembros de la UE "entiendan mejor la nueva Iberoamérica", ha destacado.

Rajoy ha aprovechado la ocasión para exponer su visión de cómo debería ser la nueva relación que construyan los miembros de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, una relación "de absoluta igualdad y de respeto mutuo por los procesos democráticos de cada país, con la mirada siempre puesta en el futuro".

"Sobre esta base -ha matizado-- nadie tiene que renunciar a sus principios, ni a su ideología propia, si coincidimos en lo fundamental, que es el valor de la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos. Así es como podremos dejar de lado cualquier desencuentro que pueda surgir y crear tensiones".

Rajoy ha empezado su intervención recordando a las familias de las víctimas del accidente ferroviario en Argentina, del incendio de la cárcel de Comayagua, en Honduras, y de los recientes atentados terroristas en Colombia.

Lo que no ha desvelado es el calendario de visitas de alto nivel que el Gobierno español ha diseñado para preparar la Cumbre Ibeoramericana y que implicará a los Reyes, los Príncipes de Asturias, al propio Rajoy y a su ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.