(Ampliación) Piden seis años y medio de cárcel para unos padres acusados de maltratar a su hijo en Reus (Tarragona)

Actualizado 26/11/2007 20:50:00 CET

REUS (TARRAGONA), 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía solicita una condena de seis años y medio de cárcel para los padres de un menor magrebí acusados de maltratarle de forma reiterada durante el año pasado en Reus (Tarragona). Además, pide que no se puedan acercarse a su hijo durante dos años. En cambio, la defensa pide la absolución de los progenitores.

El niño quedó cautelarmente internado en un centro de menores, aunque después sus tíos asumieron la tutela. Según la Fiscalía, el menor afirmó que su madre le había golpeado en una ocasión en la cabeza provocándole la inflamación de la oreja. También manifestó que su padre le había golpeado una vez con un bastón. Durante estos meses, el menor presentó varias lesiones, como la rodilla inflamada o una fractura en el codo derecho.

Según el abogado defensor, Antoni Aluja, pese a lo que afirma el fiscal en su escrito, "es mentira" que el niño explicara que sus padres le pegaban. De hecho, la madre misma asume que en alguna ocasión "le corrigió" su comportamiento, "aunque no se puede considerar un delito de lesiones", según el letrado. De acuerdo con el informe forense, se trataría de un golpe con un palo en los glúteos.

Para Aluja, en el caso se deben "definir los límites entre unos hechos puntuales y no graves y lo que se considera malos tratos". Para él, en este caso queda claro que no se trata de violencia y por ello pide la absolución para los progenitores.

Respecto las lesiones que según la Fiscalía presentaba la criatura, de seis años de edad cuando pasaron los hechos, afirma que se las hizo en el colegio jugando "como otros críos" y lamenta que "por el hecho de que el menor y los padres son magrebíes" el caso haya llegado hasta los tribunales. Así, Aluja remarca que los informes forenses mismos ya descartan que las lesiones fueran por malos tratos graves.

Por maltrato continuado y las citadas lesiones, con la agravante de parentesco, la Fiscalía reclama una condena para cada progenitor de seis años y medio de cárcel y la prohibición de acercarse a su hijo durante dos años, así como la retirada de la patria potestad por tres años y medio.

La vista se hará mañana a puerta cerrada en los juzgados de Reus. Anteriormente, en julio, el juicio se tuvo que suspender por falta de traductor.