Publicado 27/06/2018 12:40CET

Los anarquistas de Straight Edge que quemaron cajeros se apoyan en la sentencia de Alsasua: "A lo sumo es desobediencia"

La fiscal eleva a definitiva su petición de dos años de cárcel para los seis acusados por enaltecimiento del terrorismo

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los letrados de los seis miembros del movimiento Straight Edge Madrid (SXE MAD) juzgados en la Audiencia Nacional por delito de enaltecimiento del terrorismo se han amparado en la sentencia sobre la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) --que no vio terrorismo en los hechos-- para pedir la absolución de los acusados de quema de cajeros y de incitar a la violencia callejera. "A lo sumo es desobediencia", ha dicho un letrado.

La fiscal María Antonia Sanz ha elevado a definitiva su petición de dos años de cárcel por delito de enaltecimiento del terrorismo para Juan Manuel B.V (Perú), Francisco Javier M.A (Málaga), Borja M.E (Madrid), Candela B.B (Madrid), David B.G (Colombia) y Diego H.P (México), todos ellos de entre 22 y 28 años. Les acusa de hacer proselitismo en las redes "de las bondades de la subversión violenta" y de grupos terroristas de corte anarco insurreccionalista.

Los dos letrados que ejercen la defensa de los miembros de esta facción madrileña de Straight Edge no solo se han referido a la sentencia de Alsasua en la que se condenó a los ocho acusados por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas, sino que también han hecho mención al voto particular que emitió la magistrada Ángela Murillo contra la condena a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo a doce músicos de La Insurgencia.

"CONTEXTO JOCOSO Y DE BROMA"

La defensa del principal acusado Juan Manuel B.V y su expareja Candela B.B ha asegurado que los mensajes que esta facción madrileña publicó en sus respectivas redes de Facebook y Twitter tales como 'Frente a la traición y la represión, rebelión como única opción', 'Contra el fascismo armado, Straight Edge organizado' o 'Fuego y muerte al Estado y que viva la anarquía', están en un contexto "jocoso y de broma".

"Si analizamos el contenido de los mensajes y la orientación de los mismos nos damos cuenta de que a lo sumo se puede incitar a desobediencia, algo que, el Código Penal sitúa dentro de los delitos menos graves", ha apuntado el letrado, añadiendo que con esta petición del Ministerio Público "flaco favor" se le hace a lo que realmente es constitutivo de delito de enaltecimiento del terrorismo.

En lo que respecta al vídeo 'Bajo la capucha' realizado a finales de enero de 2014 por el principal acusado y que contó con 25.000 visitas en Youtube, el letrado ha insistido en que no se ha podido probar que no se hizo con fines académicos (el acusado dijo en el interrogatorio de este martes que era una tarea de clase) y que el joven no lo subió a las redes sociales.

"POR ESTO HE ESTADO AÑO Y MEDIO EN LA CÁRCEL"

Precisamente Juan Manuel, conocido como 'Nahuel', ha hecho uso del turno de última palabra para exponer ante el tribunal que en ningún momento ha negado la autoría del documental, puesto que aparece en los créditos del mismo y ha acusado a los investigadores de no haber hecho un buen seguimiento, ya que él mismo ha salido y entrado de este grupo en varias ocasiones. "Y por estos hechos ha estado un año y medio en prisión provisional", ha expuesto.

La fiscal considera que estos seis jóvenes forman parte de un grupo integrado por unas veinte personas que tenía una serie de tareas perfectamente delimitadas, siendo Juan B.V el que gestionaba la publicación y elaboración de contenidos como reportajes fotográficos de la quema de sucursales bancarias y acciones violentas contra la Policía, mientras que Francisco Javier M.A facilitaba material fotográfico de disturbios como el ocurrido en marzo de 2015 en Madrid con motivo de la convocatoria de las Marchas por la Dignidad, y los otros tres buscaban financiación e intervenían en documentales.

Sin embargo los dos letrados han lamentado que la fiscal no haya concretado suficientemente las acusaciones y de esta forma no ha quedado acreditado que hicieran proselitismo de grupos terrorista como los GRAPO o conocieran lo que publicaban el resto de miembros de SXE MAD, por lo que no se ha podido demostrar que hubiera "asunción" entre ellos. "No podemos hacer proselitismo de unas ideas sin especificar de donde vienen", ha apuntado el letrado.

También ha reprochado a la fiscal que compare estos hechos con la kale borroka y al respecto ha dicho que es "bastante diferente" el movimiento SXE --caracterizado por el autocontrol como único modo de ser libres, el rechazo a las drogas, tabaco o alcohol y la defensa del veganismo-- con "el grupo del entorno cercano de ETA".

"NO TODA VIOLENCIA ES TERRORISTA"

"Estos chavales de SXE lanzan ciertas proclamas pero no tienen detrás a ninguna organización armada que haya matado a 3.000 personas; la comparación es un poco desafortunada y sacada de contexto", ha argumentado el letrado.

En lo que respecta a la acusación de que buscaban financiación para fomentar charlas en las que se apelaba a la violencia, el letrado ha asegurado que no consta "en ningún momento que Facebook o Twitter" recibieran "financiación alguna" para promocionar sus comentarios y al hilo ha insistido en que no toda violencia es, 'per se', terrorista.

Con todo, la fiscal expuso en su escrito que, entre los dispositivos informáticos hallados en los registros de los domicilios, los agentes encontraron "buena parte" de todo el material subido a su página web y búsquedas en Internet acerca del grupo terrorista GRAPO, de los presos de ETA, de la forma de fabricar bombas o de cómo detectar las frecuencias de radios policiales.