Actualizado 08/12/2007 13:54 CET

APIA cree "francamente desastrosos" los resultados del PISA y dice no tener "ni pies ni cabeza" el culpar a los padres

SEVILLA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

El coordinador de prensa de la Asociación de Profesores de Institutos de Andalucía (APIA), Gonzalo Guijarro Puebla, consideró hoy "francamente desastrosos" los resultados en materia de Educación que arroja el estudio PISA en la comunidad autónoma andaluza, al tiempo que dijo "no tener ni pies ni cabeza" el hecho de culpar de ello a los padres, en alusión a las declaraciones vertidas por la consejera de Educación, Cándida Martínez.

Según explicó a Europa Press Guijarro, un sistema de enseñanza "está para corregir los defectos en materia de educación y no para reprochar a los padres que tengan o no un mayor nivel cultural". "Es vergonzoso que, en vez de hacer autocrítica, la consejera tenga la cara dura de echar balones fuera y decir que los padres son responsables de ello. Es una falta de respeto a la población", añadió.

Asimismo, insistió en que dichos resultados "no son de extrañar", si se tiene en cuenta que la política educativa que se sigue en Andalucía es un "plagio" de la antigua LOGSE, "que fracasó rotundamente". Además, para el coordinador de la APIA la futura Ley de Educación de Andalucía (LEA) insiste en los mismos principios que la LOGSE, y por tanto, "en los mismos errores cometidos".

Así, a juicio de Guijarro, la educación andaluza no da el debido esfuerzo a la lectura, cuyos alumnos empiezan a leer "cada vez más tarde, lo que les lleva a tener un vocabulario muy restringido". Si bien, añadió que "cualquier tontería que desarrollan los menores es considerada como una muestra de creatividad".

Al hilo de ello, consideró que los actuales planes en materia de educación de la Junta de Andalucía se sitúan "completamente al margen de la realidad". Entre ellos, subrayó los pluses de hasta 7.000 euros que el Gobierno andaluz pretende dar a los profesores cuyos alumnos presenten un menor número de suspensos.

LOS PLUSES, UN SOBORNO.

"No fabricamos coches y no se nos puede incentivar por cuantos más tornillos enrosquemos, enseñamos determinadas materias a seres humanos y se nos debe pagar los mismo porque aprobemos a seis o a 20. Los pluses son un soborno", agregó el coordinador andaluz.

En este sentido, Guijarro aseveró que los políticos están "locos" por conseguir que los resultados en política de educación mejoren y que, para ello, no han optado por medidas serias con resultados a medio o largo plazo, "sino que han preferido maquillar el desastre y sobornar a los profesores".

LA VERSIÓN DE LA JUNTA.

La consejera de Educación, Cándida Martínez, explicó durante la presentación del informe que "los factores socioeconómicos y culturales presentes en el entorno del alumnado pueden explicar en buena medida el rendimiento obtenido". Así, el índice de estatus socioeconómico y cultural (ESCS) se mide por el nivel educativo de los padres, su prestigio profesional, el espacio que tienen los jóvenes para estudiar y los libros que hay en casa.

Al igual que pasa en España -que tiene un ESEC "bajo" y obtiene resultados educativos "similares" a los países avanzados-, las puntuaciones en Ciencias logradas por Andalucía "se sitúan por encima de lo que cabría esperar en función de su entorno socioeconómico".

De hecho, Martínez aportó los datos que obtendría Andalucía "una vez detraído el efecto del contexto socioeconómico", lo que elevaría la puntuación en Ciencias a 495 puntos, aunque todas las CCAA presentadas y España subirían también y Andalucía seguiría siendo la última entre ellas.

En cuanto a la influencia de los padres, la consejera afirmó que "los hijos de padres sin estudios obtienen una puntuación media de 432 puntos; 56 por debajo de la media española". Cuando los padres tienen estudios superiores, sus hijos alcanzan una puntuación media de 513 puntos, 25 por encima de la media española".