Archivan la causa contra 11 mossos por el desalojo de una nave de Poblenou

Actualizado 08/07/2015 5:14:10 CET
EUROPA PRESS

BARCELONA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción 8 de Barcelona ha decretado el sobreseimiento provisional de la causa contra once mossos d'Esquadra por los presuntos delitos de lesiones y contra la integridad moral en el desalojo en enero de 2013 de una nave de la calle Sancho de Ávila del barrio del Poblenou de Barcelona.

En un auto del 14 de julio al que ha tenido acceso Europa Press, la titular del Juzgado, Ángeles Fernández Tió, considera que "no ha quedado debidamente justificada la agresión" que supuestamente cometieron los Mossos contra las ocho personas que habían ocupado el inmueble teniendo en cuenta los partes médicos.

Así, la juez considera que el uso autorizado por el mando del operativo del gas pimienta, que sirvió para facilitar el acceso al edificio, "resultó proporcionado ante la actuación de los ocupantes del inmueble, dado que se ha constatado que uno de ellos llevaba en su poder un 'cutter' con el que intimidaba a los agentes".

Respecto al delito contra la integridad moral por insultos racistas, la juez considera que "no consta indicio alguno" ya que ha sido negado por todos los agentes y no se ha concretado en la querella.

Según consta en el escrito, los ocho querellantes incurrieron en "contradicciones evidentes" y la juez considera que sus alegaciones son de autodefensa, ya que siguen imputados en el procedimiento por un delito de usurpación de bien inmueble y un delito de atentado contra los agentes de la autoridad.

Para la juez, en la causa hay indicios de la usurpación del inmueble, como las declaraciones del propietario y de testigos, y que los imputados lo han reconocido, y respecto al atentado, también hay pruebas como la propia declaración de todos los agentes.

DESALOJO

Los hechos se remontan al 10 de enero de 2013, cuando los Mossos acudieron a esta nave de la confluencia de la calle Sancho de Ávila con Passatge Ratés por una posible ocupación alertados por el propietario.

Según el relato judicial, cuando trataron de desalojarles, los ocupantes se negaron y después de 40 minutos intentando convencerles de que salieran por propia iniciativa, se solicitó a los agentes de orden público que abrieron la puerta.

En este momento es cuando difieren las versiones, y mientras los querellantes de la nave aseguran que la policía actuó con contundencia y desproporción, lanzándoles gas irritante y golpeándolos, la versión de los Mossos asegura que los ocupantes se resistieron a la actuación y usaron líquidos irritantes.