Actualizado 25/09/2013 19:39 CET

Artur Mas cree que la minoría no debe impedir el camino de la mayoría a la autodeterminación

Artur Mas y Núria de Gispert en el Debate de Política General
Foto: EUROPA PRESS

BARCELONA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado que "las minorías no pueden ni deben obstaculizar el camino que las mayorías han decidido emprender, siempre que este camino se exprese de forma democrática y pacífica".

Sin embargo, el presidente catalán ha rechazado "expulsar" a las minorías del proceso, durante el discurso del Debate de Política General que ha abierto este miércoles el pleno en el Parlamento.

Ha agregado que "las mayorías deben recorrer su camino haciendo las cosas de tal modo que las minorías no se sientan expulsadas del proyecto común", y ha asegurado que votar sobre el estatus político que debería tener Cataluña no debe verse como un problema, sino como una solución.

"Cataluña siente afecto por España, la quiere, pero ya no confía en el Estado español", ha asegurado Mas, que se ha preguntado cómo se pretende invalidar una expresión democrática y pacífica que es mayoritaria en una sociedad.

Ha llamado a la unidad cívica de los catalanes pese a que haya ciudadanos que piensen diferente en lo relativo a autogobierno: "Confío en que votaremos el próximo año, en una consulta específica. Y a partir de aquí, a construir juntos: los que ganen la consulta y los que no".

"Cuando en un país se plantean las situaciones históricas que vivimos en Cataluña, sólo hay una solución: votar", ha asegurado Mas, que ha señalado que lo que surja tras este proceso debe ser construido por todos y cada uno de los 7,5 millones de habitantes.

Mas ha señalado que son las estructuras políticas las que deben estar al servicio de los ciudadanos, y no al revés: "Si una mayoría del pueblo catalán desea cambiar el estatus político, en forma de Estado, es porque se quiere teniendo país, y sobre todo, porque lo quiere mejor".

RECONOCIMIENTO A LA VIA CATALANA

Mediante la Via Catalana que se hizo en la pasada Diada, "incluso los catalanes que están en desacuerdo o que no ven claro lo que allí se pedía no pueden dejar de apreciar que en aquella cadena hay actualmente la gran fuerza de transformación, el principal motor de cambio" de Cataluña.

Ha asegurado tener muy claro que los catalanes son diversos, puesto que son un pueblo "muy mezclado, de creencias, hablas y orígenes muy diferentes", y ha abogado por que desde la clase política se dé una respuesta a las demandas de autodeterminación que reclaman una mayoría de la sociedad.

Trabajará "incansablemente" para que en el próximo año se celebre en Cataluña una consulta de autodeterminación, que forma parte de la hoja de ruta muy clara que el Gobierno catalán, y su apuesta es que sea acordada con el Estado, o como mínimo tolerada.

Si el diálogos con el Estado no es posible y no hay ninguna manera de cerrar un acuerdo, utilizará "todos los instrumentos democráticos y legales" que tiene como presidente para lograr que los catalanes puedan decidir su futuro, entre ellos la convocatoria de unas elecciones autonómicas, de carácter plebiscitario, aunque este sería el último recurso.

ACABAR LA LEGISLATURA

En su intervención, Mas ha enumerado los grandes proyectos que el Gobierno catalán impulsa y que inspirarán la acción de gobierno a lo largo de la legislatura, sobre la que ha dicho: "Como saben, termina en 2016 si no decido convocar elecciones anticipadas, como hice en el anterior mandato".

También ha cargado contra la actitud del Estado, al que ha cuestionado por comportarse "casi siempre tan perdonavidas como ignorante" ante las demandas catalanas.