Actualizado 10/11/2007 17:39 CET

Batasuna advierte de que "todo lo que ocurra ahora" condicionará un nuevo "proceso de solución"

BILBAO/SAN SEBASTIÁN, 10 Nov. (OTR/PRESS) -

El portavoz de la ilegalizada Batasuna, Pernando Barrena, volvió a lanzar hoy nuevas advertencias al Gobierno y al resto de partidos políticos. El dirigente independentista aseguró, en referencia a las últimas detenciones de miembros de Segi producidas en San Sebastián esta misma semana, que "todo lo que ocurre ahora va a condicionar cualquier posibilidad de avance o de puesta en marcha de un proceso de solución" y, en un tono desafiante, advirtió de que "muchos estadios de fútbol tendrían que llenarse con detenidos para acabar con la izquierda abertzale". Además recordó que "en mayo", una vez roto el alto el fuego permanente de ETA, ya "hubo un intento negociador entre la izquierda abertzale, ETA, el Gobierno y el PSOE". Por otro lado, miembros del Movimiento pro Amnistía, concentrados esta misma mañana en San Sebastián, afirmaron que los últimos arrestos lo que pretenden es "criminalizar a la juventud donostiarra".

A Pernando Barrena no le sorprendieron lo más mínimo las detenciones de jóvenes del entorno proetarra producidas en los últimos días ya que, según señaló, "pueden ocurrir cualquier día" dado que, en su opinión, el PSOE y el Gobierno intentan "volar todos los puentes" de negociación con la izquierda abertzale. Sin embargo, quiso dejar claro en una entrevista concedida a Radio Euskadi, que "muchos estadios de fútbol tendrían que llenar con detenidos para acabar con la izquierda abertzale".

El portavoz de la formación ilegalizada recordó que "en mayo", una vez roto el alto el fuego permanente de ETA, "hubo un intento negociador entre la izquierda abertzale, ETA, el Gobierno y el PSOE" que, en su opinión, "se saldó con un gran ridículo por parte del PSOE que vio como sus posiciones políticas que había mantenido durante el alto el fuego quedaron en evidencia" así como "su falsedad y su falta de base".

Del mismo modo, aseguró que, en ese momento, "el Gobierno español se levantó de la mesa de negociación diciendo que aquel ridículo se lo iba a hacer pagar a la izquierda abertzale" a través de la detención de sus miembros, actuación "de manual por parte de quien intenta terminar y reventar" el proceso, al intentar "volando todos los puentes que han existido durante años para hacer posible el proceso de diálogo y la capacidad de iniciativa política de la izquierda abertzale".

Por ello, advirtió al Efectivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero de que "todo lo que ocurre ahora va a condicionar cualquier posibilidad de avance o puesta en marcha de un proceso de solución" y de que después de las próximas elecciones generales, previstas para la primavera del próximo año no se hará "borrón y cuenta nueva" por parte de los independentistas radicales.

APUESTA POR EL DIÁLOGO

De todas formas, Barrena dejó abierta una puerta a la negociación ya que, según indicó, en Euskadi "hay una mayoría social enorme que tiene muy claro que la solución política tiene que abordarse cuanto antes mejor y que no hay posibilidad alguna de solucionar el conflicto político vasco si no es por el diálogo y la negociación" aunque, tal y como explicó, en la actualidad, "no hay abierta ningún tipo de interlocución política entre los que hicimos posible el proceso de negociación y de diálogo".

Sin haber condenado ninguno de los últimos actos de la banda terrorista ETA, el dirigente independentista señaló que "es imposible" desligar la actuación terrorista de la banda "de la experiencia de los dos últimos años", y que una nueva víctima mortal de la actividad etarra sería un "desastre social para toda la sociedad vasca, para este país, más allá de las propias víctimas". Asimismo, aseguró que la ciudadanía vasca cree que la "izquierda abertzale es la que más ha hecho para que este proceso avance".

"ESTRATEGIA DE GUERRA"

En San Sebastián, el Movimiento Pro Amnistía se concentraba esta mañana en el centro de la ciudad con lemas como 'Utzi Donostia bakean' ('Dejad en paz San Sebastián') y 'Atxilotuak askatu' ('Liberad a los presos'). Durante el acto posterior a la concentración, en la que participaron un centenar de familiares y amigos de los detenidos, denunciaron los arrestos, así como los registros efectuados en "20 domicilios, tabernas y gaztetxes" y la "incomunicación en la que se encuentran los detenidos", que a su juicio favorece la "tortura".

La asociación piensa que el único objetivo del Gobierno y la Justicia española es "criminalizar a la juventud donostiarra" y que los estados francés y español apuestan por "una estrategia de guerra" para "criminalizar a la izquierda abertzale". Por ello aseguraron que no se van a quedar "parados" sino que "saldremos a la calle para denunciar la represión", y trabajar "por una Euskal Herria socialista e independiente, en los barrios, en las escuelas, hasta que este pueblo logre la amnistía y la libertad".