Actualizado 27/06/2018 18:02 CET

Batet llama a "restablecer la confianza" entre Gobierno y Generalitat pero respetando las reglas del juego

Meritxell Batet interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso
EDUARDO PARRA/EUROPA PRESS

Avisa de que "no asumir el riesgo" de intentar el diálogo es la vía directa más directa para el "fracaso"

Confirmado procesamiento de Puigdemont y los otros 24 del 'procés' por "alzamiento" y "uso torticero" del poder

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha admitido este miércoles en el Congreso que la confianza entre los gobiernos de Pedro Sánchez y de Quim Torra está "rota" y ha llamado a restablecerla y alimentarla pero, eso sí, sobre la base del respeto mutuo y a las reglas del juego.

Batet ha puesto de relieve todas las medidas que se han adoptado en tan sólo tres semanas respecto a Cataluña para remarcar que la voluntad del Ejecutivo socialista pasa por seguir dando pasos "en la buena dirección". "A ver si hay más", ha dicho, en referencia a la reunión que Sánchez mantendrá con el presidente catalán, Quim Torra, el próximo 9 de julio, "el primero diálogo directo en muchos meses entre instituciones legítimas del Estado".

Así lo ha puesto de manifiesto Batet en respuesta a una interpelación que le ha dirigido el portavoz parlamentario del PDeCAT, Carles Campuzano, a quien ha sugerido que en lugar de plantear iniciativas parlamentarias de este tipo, trabaje por "acercar posiciones", "generar confianzas" y "propiciar" más encuentros entre las partes.

Así es como, según la titular de Política Territorial, se establece un diálogo "sincero, leal y constructivo", y no mirando hacia atrás, lo cual "sólo lleva al reproche y al agravio". "No es bueno seguir ahondando en la fractura de la sociedad catalana", ha remachado.

De esta forma ha replicado al independentista catalán, quien en su intervención ha confirmado que todo lo ocurrido en los últimos meses en Cataluña ha hecho volar todos los puentes con el Estado, quien ha echado en cara a los socialistas su apoyo al 155 y quien ha advertido, además, de que sin la libertad de los presos del procés, "la normalidad democrática no va a ser posible".

NO SE PUEDE APARCAR EL 1-O

Campuzano ha subrayado que los catalanes no pueden "aparcar" lo ocurrido el 1 de octubre y que el Gobierno debe "reconocer" los resultados del 20 de diciembre y dejar claro si está dispuesto a "canalizar" a las demandas catalanas. De lo contrario, ha recalcado que el problema no se va a resolver "en términos democráticos", sino que va a continuar "enconado".

"O el Gobierno socialista tiene claro la naturaleza del problema político o difícilmente esta cuestión se va a resolver", ha insistido el diputado del PDeCAT, antes de reclamar al Ejecutivo "coraje, audacia y capacidad de diálogo", pero de un diálogo en el que "todos" pueda defender sus ideas "sin renunciar a nada. "Espero que la reunión del 9 de julio empiece a marcar ese camino a recorrer", ha manifestado.

En su réplica, la titular de Política Territorial ha subrayado que el diálogo entre los Gobiernos de España y Cataluña sólo tiene sentido desde la "confianza" y para que haya confianza, según ha apuntado, hace falta "respeto" al otro pero también a las reglas del juego democrático.

LA IMPORTANCIA DE LA RECIPROCIDAD

Batet cree que de la misma forma que el Gobierno respeta la Presidencia de la Generalitat y el Parlament, las instituciones catalanas también deberían respetar al Rey, al Ejecutivo central y al Congreso. Es decir, ha apostillado, hace falta "reciprocidad".

Además, la ministra de Política Territorial ha hecho hincapié en que deben respetarse las reglas del sistema democrático porque, si no, resultará muy difícil generar esa necesaria confianza para hacer política. "Las mayorías absolutas legitiman para gobernar, pero no para romper con el Estado de Derecho", ha advertido.

"Reconfiguremos la confianza y trabajemos para alimentarla", lo que, en opinión de Batet, implica "ser generosos y asumir riesgos". "No asumir el riesgo de intentarlo es la vía directa al fracaso, algo que ya se ha experimentado", ha constatado.