Actualizado 28/11/2008 13:05 CET

Bono rechaza "lanzarse los símbolos religiosos a la cabeza", pero dice que si hay conflictos "debe aplicarse la ley"

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Congreso, José Bono, rechazó hoy que los españoles se "lancen los símbolos religiosos a la cabeza", pero precisó que, "en caso de que exista algún conflicto" por este tema, "se debe aplicar la ley".

Bono respondía así, durante los desayunos informativos de Europa Press, a la pregunta de si se deben retirar los símbolos religiosos de las instituciones públicas, un debate que se ha abierto tras la polémica por la placa a Santa Maravillas en la Cámara Baja y la sentencia que obliga a retirar los crucifijos de un colegio público de Valladolid.

"Somos un país suficientemente moderno como para saber convivir como lo hemos hecho hasta ahora desde la diferencia y no lanzándonos los símbolos a la cabeza, pero si se produce un conflicto, hay que aplicar la ley", señaló.

NO BORRAR TRADICIONES "DE LA NOCHE A LA MAÑANA"

Asimismo, dijo que España "tiene una historia y una tradición que no se pueden borrar de la noche a la mañana", pero agregó que "a nadie se le pueden imponer ni convicciones, ni ideas, ni sentimientos, ni dogmas religiosos".

"Hace 30 años aprobamos una Constitución que compatibiliza la aconfesionalidad del Estado con el respeto a todas religiones y, hasta el momento, no ha habido grandes controversias", indicó la tercera autoridad del Estado.

Bono destacó que cuando se producen conflictos sobre esta cuestión hay que resolverlos "con la ley y con el Derecho y no con la pasión o con los sentimientos". "El único imperio en un Estado de Derecho es el imperio de la ley", dijo Bono, quien añadió que las normas legislativas deben ser interpretadas por los jueces y no por los partidos políticos.

Por último, preguntado por si el Estado debe ser aconfesional o laico, el presidente del Congreso de los Diputados se limitó a responder que éste debe ser lo que establece la Constitución española.