Actualizado 27/06/2007 17:13 CET

CANARIAS.-El Gobierno propondrá la dieta mediterránea en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la UNESCO

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 Jun. (EP/IP) -

La Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa ha participado hoy en la reunión del Patronato de la Fundación Dieta Mediterránea, de la que es patrona mayor, en la que se ha ratificado el compromiso de colaboración del Estado para solicitar a la UNESCO que la dieta mediterránea sea inscrita en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

En esta reunión, se ha manifestado el compromiso de fomentar el estudio, la investigación y la difusión del acervo milenario que representa la dieta mediterránea, reconociendo que, "como demuestran todos los estudios científicos hasta la fecha, este inmenso patrimonio inmaterial que representa la dieta mediterránea, forjado en la confluencia de continentes y culturas, comporta beneficios importantes para la salud humana y en consecuencia contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas".

Además, la dieta mediterránea "estimula la producción y consumo locales, fomenta una agricultura respetuosa con el medio ambiente y promueve los intercambios e iniciativas regionales, contribuyendo al diálogo cultural, a la transferencia de conocimientos y tecnología y a la revitalización económica y social de todas las comunidades del Mediterráneo".

En este sentido, el Patronato de la Fundación ha realizado una declaración en la que se subraya que la dieta mediterránea "continúa siendo un patrimonio vivo, que sigue transmitiéndose, sin discontinuidad, de generación en generación y que es recreado, con sus respectivas tonalidades locales, por las diversas comunidades de la cuenca, a las cuales infunde un sentimiento de identidad".

También señala que, "aún manteniendo esta vitalidad, los procesos de mundialización, las corrientes de homogeneización, el abandono de ciertos hábitos saludables y la aparición de modos de vida nuevos, entre otros factores, pueden suponer amenazas importantes para la preservación y transmisión de la dieta mediterránea".

La dieta mediterránea "merece y requiere iniciativas múltiples y diversas, todas ellas encaminadas a su preservación, difusión, conocimiento, promoción y transmisión. Acciones que procuran la máxima implicación de los actores y el mejor compromiso de las Instituciones políticas y sociales".

Por último, "reconoce y agradece" el papel de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en particular con el impulso de convenciones para la preservación y protección de los patrimonios culturales del mundo. La convención para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial de 2003 "supone para la Fundación Dieta Mediterránea una referencia indiscutible y un nuevo impulso para su esfuerzo y compromiso a favor del patrimonio inmaterial que representa la dieta mediterránea".