Cientos de personas homenajean en Ermua a Miguel Angel Blanco en el décimo aniversario de su asesinato a manos de ETA

Actualizado 11/07/2007 0:08:36 CET

BILBAO, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas se manifestaron esta tarde en silencio por las calles de Ermua (Vizcaya) para rendir homenaje a Miguel Angel Blanco, con motivo del décimo aniversario de su secuestro y asesinato a manos de ETA. La marcha acabó en el cementerio de Ermua, donde descansan los restos del edil del PP, que recibió decenas de ofrendas florales, entre ellas, la de sus padres y hermana, y de destacados dirigentes del Partido Popular.

La manifestación, convocada por la Fundación Miguel Angel Blanco, fue precedida por un acto de homenaje celebrado en la plaza del Cardenal Orbe a las seis de la tarde, en el que la hermana del edil y presidenta de la Fundación, Mari Mar Blanco, leyó un comunicado en el que lamentó que en los diez años pasados desde la muerte de su hermano "hemos pasado de la mejor situación en el camino para derrotar definitivamente a ETA, a una situación de desconcierto en la sociedad, desunión entre los partidos mayoritarios y envalentonamiento para los terroristas".

Asimismo, denunció que el Gobierno socialista se ha embarcado en una política antiterrorista que "se aleja del Espíritu de Ermua". "De la no negociación ni claudicación, se ha pasado bajo su mandato a una política de diálogo y entendimiento con ETA", reprochó.

Por ello, hizo un llamamiento al presidente del Gobierno para que recomponga el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y retome el camino que se inició en la lucha contra ETA tras el asesinato de Miguel Angel Blanco: "el de la firmeza democrática, el aislamiento a los terroristas y el de la justicia de las víctimas".

Tras la intervención de Mari Mar Blanco, se entregó por parte de la Fundación una urna a sus padres, Miguel Blanco y Consuelo Garrido, con una muestra de los 10.000 mensajes de apoyo recogidos sobre la figura de Miguel Angel.

Posteriormente, comenzó la manifestación silenciosa por las calles de Ermua encabezada por un pancarta con el texto, "Miguel Angel Blanco. Nuestra memoria. El Espíritu de Ermua sigue vivo", que era portada, entre otros, por los padres y hermana del concejal asesinado.

Unos metros más atrás iban destacados dirigente del PP encabezados por su secretario general, Angel Acebes, quien era secundado por Eduardo Zaplana, Ignacio Astarloa, el presidente de la comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, el presidente de los populares vizcaínos, José Antonio Basagoiti, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, el ex alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, o la diputada Marisa Arrúe.

Algunos de los manifestantes portaban camisetas con el texto "10 años sin Miguel Angel Blanco" y otros portaban pegatinas con la foto del edil.

Sobre las siete de la tarde llegó la cabecera de la manifestación a la lápida de Miguel Angel, donde el catedrático de Historia Fernando García de Cortázar leyó el salmo 94 de la Biblia y rezó un 'Padre nuestro' que fue secundado por los presentes.

A continuación, Angel Acebes hizo una ofrenda floral ante la tumba del edil y se fundió en una abrazo con la familia Blanco Garrido, hecho que fue repetido por el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio. Posteriormente, los dirigentes del PP fueron pasando para ofrecer su apoyo y cariño a los familiares de Miguel Angel, quienes se mostraron emocionados ante la tumba de éste.

Junto a la lápida, decenas de personas fueron dejando sus ofrendas florales mientras se seguían dando muestras de apoyo a los familiares del homenajeado. Finalmente, el ex párroco de Maruri, Jaime Larrinaga, rezó un 'Padre nuestro' seguido de nuevo por los presentes y finalizó el acto con un fuerte aplauso de varios minutos y gritos de "todos somos Miguel Angel".