Actualizado 03/05/2007 21:30 CET

El comisario jefe de la UCIE confirma que Exterior dirigió la investigación desde el día 13 de marzo

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Mariano Rayón, comisario jefe de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) en el momento de los atentados, indicó hoy a preguntas del fiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza que la UCIE comenzó a dirigir la investigación sobre los atentados a partir del día 13, una vez se descubrió que la tarjeta localizada en el artefacto de la mochila encontrada en la comisaría del distrito de Vallecas había sido vendida en un locutorio de Lavapiés. Hasta ese momento las pesquisas dependían de Interior e Información, destacó.

Rayón detalló que ya el día 12 un funcionario de su unidad se trasladó a una tienda de Alcorcón en la que se habían vendido las tarjetas móviles --Sindhu Enterprise-- y había interrogado sin éxito al propietario. El comisario confirmó que ordenó que regresara al día siguiente y empleara el "máximo de firmeza" para averiguar quien había adquirido las tarjetas.

Así, dijo, el día 13 por la mañana la UCIE concretó que el locutorio comprador pertenecía entre otros socios a Jamal Zougam. El acusado de la autoría material de los atentados había sido ya investigado con anterioridad, en el año 2000, a raiz de una comisión rogatoria procedente de Francia por la cual se realizó un registro en su domicilio.

En la casa se encuentran "cintas de video con escenas de guerra en Pakistán y Afganistán y libros", explicó el testigo que agregó que se detectaron pruebas de la relación de Zougam con el líder de la célula de Al Qaeda en España Abú Dahdah, que solía utilizar su locutorio con frecuencia y se reunía con Zougam en el restaurante Alhambra del barrio de Lavapiés.

NIVEL DE ALERTA MUY ALTO

Rayón concretó también que por orden del Comisario General de Información la UCIE realizó en noviembre de 2003 un informe como la amenaza islamista en España a través del cual concluyeron que existía un riesgo "cierto e inmediato" de atentado contra intereses españoles tanto en el extranjero como en nuestro país.

El comisario agregó que en ese momento el nivel de alerta que ya era alto pasó a muy alto lo que desembocó en un aumento de los efectivos de la Unidad destinados en le sección de Magreb. "Mi idea era multiplicar por tres el personal destinado a Norte de Africa", concretó el testigo.

Dijo desconocer si el entonces ministro del Interior Angel Acebes, tuvo constancia de la existencia de ese informe y del incremento de la alarma.

En cuanto a los acontecimientos de la tarde del 3 de abril de 2004 en Leganés el entonces responsable de la UCIE recordó que recibió dos llamadas, una de ellas de los servicios de seguridad tunecinos y otra de los servicios estatales marroquíes en la que le transmitieron que Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, alias "Serhane El Tunecino" y los hermanos Oulad Akcha se habían puesto en contacto con sus familias para despedirse.

"Traspasé el contenido de las llamadas al Comisario General de Información", confirmó el testigo.