Condenado a 22 años y medio de cárcel para el hombre que acuchilló mortalmente a su ex novia en Sallent (Barcelona)

Actualizado 06/06/2008 20:12:39 CET

BARCELONA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 22 años y medio de prisión a un hombre que acuchilló mortalmente a su ex compañera sentimental en marzo de 2006 en Sallent, después de que un jurado popular lo declarara culpable de asesinato con ensañamiento y alevosía. También deberá indemnizar con 435.000 euros a los familiares de la víctima, a los que no podrá acercarse a menos de 1.000 metros durante 32 años y medio.

Los miembros del jurado declararon probado que sobre las 23.30 horas del 21 de marzo, el acusado esperó a que Carmen G.A. saliera de su domicilio para ir a trabajar en el turno de noche de una fábrica textil y cuando ésta entró en su coche, él se subió también bajo el pretexto de hablar con ella, quien en diciembre rompió la relación que los unía.

Minutos después, empezaron a discutir y la mujer detuvo el coche a la altura del número 65 de la Carretera Vella de Sallent. Antonio R.M., conocido como 'Antoñaco', sacó un cuchillo y atacó a Carmen G.A., quien pudo salir del vehículo, pero cayó al suelo. El procesado se acercó a ella y, mientras le insultaba, le asestó una docena de cuchilladas. La última de ellas le afectó el pulmón y el corazón, provocándole un 'shock' hemorrágico que le causó la muerte.

Posteriormente, el acusado utilizó la misma arma para suicidarse, pero sólo se hizo cortes superficiales en el vientre. Los Mossos d'Esquadra acudieron al lugar alertados por los vecinos que oyeron los gritos de la víctima y custodiaron a 'Antoñaco' al Hospital Sant Joan de Déu de Manresa, donde permaneció ingresado cuatro días.

Para emitir el veredicto, el jurado tuvo en cuenta, entre otras, las declaraciones de los dos testigos que presenciaron el apuñalamiento, aunque no pudieron socorrerla porque el acusado no se alejaba de ella, así como el de la dueña del bar donde Antonio R.M. dijo emborracharse antes del crimen, afirmación que la mujer negó.

El tribunal popular declaró no probado que 'Antoñaco' actuara bajo los efectos del alcohol ni que sufriera una enfermedad mental que le impidiera comprender las consecuencias de sus actos ni que se hubiera arrepentido de haber acuchillado a su ex pareja y la hubiera intentado ayudar, como aseguró el acusado.

Tras la lectura del veredicto, la Fiscalía elevó de 19 a 25 años de cárcel por el delito de asesinato con alevosía con la agravante de parentesco que imputaba al procesado, Antonio R.M., y una indemnización de 345.000 euros para los hijos, los padres y los hermanos de la fallecida, Carmen G.A.

La acusación particular solicitó la misma pena de prisión por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento y una compensación de 450.000 euros, mientras que el abogado del Estado pidió que se le condenara a 24 años de cárcel y la defensa sostuvo que se trataba de un homicidio que cometió bajo la influencia del alcohol.