29 de mayo de 2020
 
Actualizado 28/11/2007 15:01:10 +00:00 CET

Confirmada la pena de uno de los condenados por el crimen de Borja Obregón, en Cantabria, y rebaja la del otro

SANTANDER, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha confirmado la sentencia que condenó a 18 años de cárcel a Emilio A.G., uno de los dos acusados por el crimen de Borja Obregón, mientras que ha rebajado a 10 años la pena impuesta al segundo, Rubin Nelson L.P., al que considera cómplice del crimen y aplica la atenuante de confesión.

De esta manera, el TSJC desestima el recurso de apelación interpuesto por el principal condenado contra la sentencia dictada en junio por la Audiencia Provincial después de que un jurado popular declarara a los dos acusados culpables del asesinato con alevosía del profesor de Santa María de Cayón desaparecido en octubre de 2005 y cuyo cuerpo fue arrojado por unos acantilados en Loredo.

Por el contrario, el TSJC ha estimado parcialmente el recurso de Rubin Nelson L. e íntegramente el del Ministerio Fiscal, que pidió se tuviera en cuenta la atenuante de confesión por parte de éste con la consiguiente reducción de pena. Por ello, se revoca parcialmente la sentencia que lo condenó también a 18 años como coautor del crimen.

El recurso de Emilio A.G. solicitaba que se le absolviera del delito de asesinato y se le condenara por el de homicidio o, en su caso se anulara el juicio devolviendo la causa a la Audiencia Provincial para un nuevo enjuiciamiento. Entre otros motivos, alegaba falta de motivación en el veredicto y vulneración de la presunción de inocencia por falta de pruebas, argumentos que el TSJC rechaza.

En cuanto al interpuesto por Rubin Nelson L.P., solicitaba su absolución al considerar que no se había acreditado su participación en los hechos y se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia, extremos que el TSJC rechaza, admitiendo sin embargo su carácter de cómplice en lugar de coautor de la muerte de Borja Obregón por el que fue condenado.

ATENUANTE DE CONFESIÓN

Por su parte, el Ministerio Fiscal pedía para este último la atenuante de confesión, señalando que aunque la misma "no reúna los requisitos cronológico y de veracidad o mantenimiento" de su declaración, "sí que existió una colaboración inicial y determinante" por su parte, portando detalles sobre cómo ocurrieron los hechos que de otra forma no hubieran podido determinarse, como el lugar al que se arrojó el cuerpo al mar.

El TSJC estima este argumento y recuerda que Rubin Nelson comunicó a las autoridades, en el contexto de la investigación policial, que Borja Obregón había fallecido por muerte violenta, que el autor de los hechos era el otro acusado y que el cadáver había sido arrojado al mar Cantábrico, entre otros datos, manifestaciones que, según dice, fueron "relevantes" para esclarecer los hechos y determinar la forma en que murió la víctima.

Por ello, condena al acusado por complicidad en un delito de asesinato aplicando la atenuante de confesión a 10 años de prisión, rebajando así en ocho la pena que se le impuso en un principio.

El TSJC confirma el resto de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, que condenó también a los dos acusados a indemnizar conjunta y solidariamente a los padres de la víctima con 182.000 euros, a las hermanas con 17.000 euros a cada una y a la novia del joven con 9.000 euros.

El jurado consideró probado que el 20 de octubre de 2005 Emilio A.G. asesinó al profesor con una cuerda o cinta, y junto con Rubin Nelson L.P., trasladó el cadáver en un coche primero a la localidad de La Cueva y luego a Selaya. Finalmente, en una zona de acantilados de Loredo arrojaron el cuerpo, que arribó a la playa francesa de Biscarrose el 11 de marzo de 2006, cuatro meses después de su desaparición.