Actualizado 29/10/2009 20:40 CET

Cosidó (PP) cree que Arzalluz "pone voz" a un sector del PNV que busca un frente nacionalista "con los asesinos"

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Interior del PP en el Congreso, Ignacio Cosidó, defiende que el que fuera presidente del PNV Xabier Arzalluz puso ayer voz a un sector del partido que busca "reconstruir" un frente nacionalista "con los asesinos" para derrotar la democracia en Euskadi.

En un artículo publicado hoy en su página personal de Internet, titulado 'El terror patriótico de Arzalluz' y recogido por Europa Press, Cosidó denosta la definición de "buen patriota vasco" que Arzalluz dirigió ayer al ex presidente de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi.

A su juicio, esas afirmaciones merecen "el más absoluto repudio moral" puesto que son un "insulto" para las víctimas del terrorismo en tanto que dan amparo "patriótico" a la barbarie que ha generado "más dolor, más muerte y más rabia" en treinta años de democracia en España.

NO PODERMOS CONSENTIR ESAS PALABRAS

"Esas palabras no merecen ni nuestro silencio, ni nuestra indiferencia; sencillamente no las podemos consentir", sostiene el parlamentario 'popular', quien lamenta haber tenido que volver a escuchar ayer a "Javier" Arzalluz para definir a un "terrorista" como "un gran patriota", lo que, en su opinión, "da buena idea de cuál es la patria a la que aspira".

"Su voz, siempre tenebrosa, produce más pena que miedo --asevera--. Pero, no nos engañemos, las palabras de Arzalluz no son delirios de una persona mayor que añora con nostalgia el poder absoluto del que gozaba en su partido, sino que el problema de fondo es que su connivencia con un terrorista como Otegi pone voz a un sector del PNV que busca reconstruir un frente nacionalista con los asesinos para derrotar la democracia en el País Vasco".

En este sentido, el diputado 'popular' por Palencia dice confiar en que en el PNV quede "un gramo de cordura" para que esa alianza con los terroristas no tire para delante. "Ya se intentó en Estella, lo que deslegitimaría para siempre al nacionalismo vasco como una fuerza democrática", destaca.