Covite avisa a PP y Cs que es un error presentar el traslado de dos presos etarras como pago al PNV

Consuelo Ordóñez
COVITE - Archivo
Publicado 10/08/2018 15:36:12CET

Reclama que el Gobierno exija a los presos "el rechazo a ETA como proyecto" para poder reinsertarse y ser acercados a Euskadi

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordóñez, ha afirmado este viernes que el PP y Ciudadanos se equivocan al decir que el traslado de el traslado de los presos de ETA Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo de la prisión de Villabona a la cárcel de Basauri (Vizcaya) es un pago del Gobierno al nacionalismo vasco.

"Se están equivocando, esto no es un pago ni un favor a los nacionalistas", ha dicho en declaraciones a laSexta, recogidas por Europa Press. Según ha manifestado, el propio juez de vigilancia penitenciaria que dictó los autos en los que se concedía el tercer grado a esos dos reclusos le ha explicado que "se han cumplido todos los requisitos establecidos en la ley".

Ordóñez ha destacado que esos requisitos --el arrepentimiento, la petición de perdón, la asunción de responsabilidades y el compromiso de colaboración-- los evalúan en cada caso los funcionarios de prisiones, que, en el caso de que el preso los cumpla, elaboran un informe preceptivo con pronóstico favorable de reinserción.

La hermana del político del PP Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en San Sebastián en 1995, ha dicho que a Covite le "da igual" que Sanz Martín y Moreno Ramajo estén ahora en una cárcel vasca y que nunca se ha opuesto a la concesión de un tercer grado ni a un acercamiento cuando se cumplen las condiciones que establece la ley para ello.

Así, ha recordado que el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero concedió acercamientos a través de la 'Vía Nanclares' y después el Ejecutivo de Mariano Rajoy hizo su propio plan de reinserción individualizada, cada uno con sus requisitos.

SON LOS ETARRAS LOS QUE NO QUIEREN LA REINSERCIÓN

Ordóñez ha señalado que el PP dice ahora que cuando gobernaba nunca trasladó al País Vasco a un preso de la banda terrorista. "Claro, son los propios etarras los que no quieren acercarse", ha añadido, detallando que los casos de Sanz Martín y Moreno Ramajo son "excepcionales".

Según la presidenta de Covite, los etarras normalmente "no quieren reinsertarse y no quieren cumplir las condiciones" establecidas por los gobiernos, ya que "las líneas rojas que establece la izquierda abertzale son 'ni arrepentimiento, ni delación o colaboración'", y por eso no acceden al tercer grado ni consiguen el acercamiento.

También se ha referido a la postura expresada por el eurodiputado del PP Carlos Iturgaiz, que ha protestado por que el Gobierno haya trasladado a los dos presos sin que antes le hayan pedido perdón pese a que en su momento el 'comando Vizcaya' planeó matarlo.

Ordóñez ha afirmado que "la mayoría de las víctimas" de ETA no están esperando "la llamadita del asesino de su familiar" para que les pida perdón. "Yo no necesito ni su arrepentimiento, ni su perdón", porque "el que tiene que perdonar está muerto", ha subrayado.

Lo que Covite exige al Gobierno para que un preso de ETA pueda iniciar el camino de la reinserción y pueda cumplir su condena en una cárcel de Euskadi es, según ha destacado, "el rechazo a ETA como proyecto". Al contrario que con el arrepentimiento, la petición de perdón y la colaboración, ahí no hay "trampa ni cartón", ha asegurado, resaltando el "daño" que se haría al mundo de ETA si se consiguiera que algunos reclusos expresaran ese repudio.

De hecho, ha indicado que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya ha dicho estar valorando la posibilidad de exigir ese requisito. "Parece que nos escuchan", ha manifestado tras señalar que el ministro se ha comprometido con las asociaciones de víctimas a mantenerlas informadas de las decisiones y a actuar con transparencia.

"CULTO AL ODIO" EN EUSKADI Y NAVARRA

Sin embargo, se ha mostrado crítica con la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de retirar el recurso contra la Ley vasca de Víctimas de Abusos Policiales, que fue interpuesto ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno de Mariano Rajoy, tras haber consensuado con el Ejecutivo vasco una serie de modificaciones sobre los preceptos en los que había dudas sobre su constitucionalidad. Eso "sí es un pago y favor" al nacionalismo, y "esa batalla la vamos a dar hasta el final", ha afirmado.

Por último, Ordóñez ha defendido la política de dispersión de los presos etarras, que es "perfectamente legal", y ha rechazado que haya que ponerle fin por el hecho de que ETA se haya disuelto. "No tiene nada que ver, el proyecto de ETA está más vivo que nunca", ha advertido, refiriéndose al "culto al odio" en los homenajes a etarras y actos de "enaltecimiento del terrorismo" que se hacen en Euskadi y Navarra.