Publicado 06/07/2015 19:47CET

Críticos de Podemos lamentan que Pablo Iglesias se "enroque" en defender sus primarias

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El sector crítico de Podemos, contrario al sistema de primarias diseñado por la dirección nacional para las elecciones generales, ha lamentado la negativa del secretario general, Pablo Iglesias, a modificar el reglamento y a convocar una consulta para someter el reglamento a las bases.

"Enrocarse en un método que en su momento pareció bien pero que tiene bastantes fallos sería un error. Tenemos la capacidad de hacer algo muy grande en noviembre, pero tenemos que tener claro que no sobra nadie", ha afirmado en declaraciones a Europa Press el miembro del Consejo Ciudadano de Madrid, Diego Pacheco, y uno de los impulsores de esta iniciativa.

Según Pacheco, con esta posición la Ejecutiva está demostrando que "hay contradicción" entre lo que dicen "fuera" y lo que hacen dentro. "Dicen que gobernar es saber escuchar. Si hay casi 700 cargos pidiendo algo, hay que saber escucharlos", ha reclamado Pacheco, quien ha lamentado que la dirección ha tomado esta decisión "son ningún debate previo.

Así, aunque el dirigente madrileño ha reconocido que en la lista que elabore y presente Iglesias puede haber "pluralidad" y "personas increíbles", es importante que sea "una lista de todos". "En casi todos los procesos, si sabes el resultado antes de que pase, la incidencia de la gente no es tan importante, se vuelven un refrendo", ha criticado, para defender que este proceso no puede convertirse en un "simulacro de primarias".

FOMENTAR EL DEBATE

No obstante, según Pacheco, todavía "hay tiempo de rectificar" y la mejor forma de hacerlo, teniendo en cuenta la "controversia" que ha generado en las bases este sistema, es consultándolas, sobre todo si quieren ser coherentes con su discurso, cuando dicen que "los debates son bienvenidos".

En esta misma línea, el diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid Raúl Camargo, uno de los 35 parlamentarios autonómicos que a las 19.00 horas se habían sumado al manifiesto, ha lamentado que no es la mejor noticia que Iglesias haya afirmado este lunes que la dirección nacional tiene pensado seguir aplicando la "hoja de ruta" aprobada.

"Deberían tener en cuenta el sentido, y al menos dar más plazo para que el debate pueda darse, ya que todo indica que no va a haber adelanto electoral", ha señalado Camargo en declaraciones a Europa Press. "Si la decisión es esa, esperamos que la puedan reconsiderar. El objetivo que tiene esta iniciativa es tener la mejor disposición para ganar las elecciones. En eso estamos todos de acuerdo", ha afirmado.

Para ello, lo mejor es, según Camargo, tener "a la mayoría de la organización cohesionada" y a todo el mundo "peleando por un objetivo común" porque "las listas hayan surgido de un proceso participativo". "Lo enriquecería y daría más fuerza", ha defendido. "Esto es un movimiento que ayudará a fortalecer Podemos", ha reiterado.

DIFICULTAD PARA CONSEGUIR FIRMAS

Tanto Pacheco como Camargo han reconocido que la posibilidad de conseguir las alrededor de 35.000 firmas que necesitan para obligar al Consejo Ciudadano Estatal a convocar una consulta --el 10% de los aproximadamente 350.000 inscritos-- es complicada, teniendo en cuenta que muchas de las personas que forman parte del censo ya no están activas.

También ven difícil conseguir que un 20% de los círculos pida la consulta --otro de los requisitos previstos en los estatutos--, ya que todavía la dirección no ha hecho pública la relación de círculos oficiales del partido. "Todavía no hay un censo público, no se pueden coordinar entre ellos", ha lamentado.

Por ello, el dirigente madrileño es consciente de que esta iniciativa es más "una medida de presión" para que Iglesias tome una decisión que sea "coherente con su discurso", que es "darle la voz a la gente". "Si hay controversia, hay que dar la palabra a la gente para que decida", ha reclamado.

También han lamentado la decisión en Baleares, donde varios cargos y representantes del partido también se han sumado al manifiesto, y cuyo Consejo Ciudadano emitió una de las resoluciones más duras con el reglamento aprobado. Así, fuentes del sector crítico balear han criticado que les gustaría que hubiera más debate y que la dirección rectificara.

Para leer más