El Defensor del Pueblo alerta de que faltarán militares en el futuro si no cuentan con salidas laborales "atractivas"

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en el Arsenal de Las Palmas
MINISTERIO DE DEFENSA - Archivo
Actualizado 19/03/2018 16:06:43 CET

Pide a Defensa actuaciones "más eficaces" para los militares que tienen que dejar las Fuerzas Armadas a los 45 años

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo ha lanzado una alerta sobre la situación de las Fuerzas Armadas, que cree que pueden sufrir problemas de personal en el futuro si el Ministerio de Defensa no ofrece salidas laborales "atractivas" para todos los militares temporales que tienen que abandonar la carrera al cumplir los 45 años.

En su informe del año 2017, el Defensor del Pueblo vuelve a hacerse eco de la situación de los militares de tropa y marinería. En concreto, aborda la situación de aquellos que no ascienden ni adquieren la condición de permanente y por tanto deben abandonar las Fuerzas Armadas cuando cumplen 45 años, según una ley aprobada en 2006.

La legislación contempla una serie de programas para que estos militares puedan reincorporarse al mercado laboral al dejar las Fuerzas Armadas. Sin embargo, el defensor del Pueblo constata que "no se han obtenido resultados acordes con el esfuerzo realizado ni con las expectativas de los interesados".

En concreto, señala que las plazas ofertadas para el acceso a la condición de militar de carrera fueron "muy limitadas" con relación al número de efectivos. Y "más restringida aún" la oferta para acceder a cuerpos y escalas civiles adscritos al Ministerio de Defensa.

También critica los escasos resultados del plan para su paso a la Policía Nacional, la Guardia Civil o las policías locales y del programa SAPROMIL creado con el objetivo de poner en contacto a militares y empresas.

La institución del Defensor del Pueblo asume que las Fuerzas Armadas requieren de unos efectivos de tropa y marinería con la edad y condiciones físicas adecuadas para garantizar su operatividad. Pero avisa de que si la incorporación a la carrera militar no resulta "razonablemente atractiva" por las expectativas de acceso al empleo cuando finalice su compromiso, "es muy probable que en futuro surjan dificultades para contar con los efectivos precisos".

Pero además, avisa de que este problema se agravará si crece el empleo y mejoran los índices de desempleo "que propiciaron en su momento la incorporación temporal a las Fuerzas Armadas como alternativa a las limitaciones del mercado laboral".

Según recoge, en los próximos cinco años finalizarán su compromiso un "muy considerable" número de militares "con cargas familiares en la mayoría de los casos y sin expectativas laborales por razón de la edad en que tal circunstancia se produce".

ACTUACIONES MÁS EFICACES

Por tanto, insiste en la necesidad de promover nuevas actuaciones a corto y medio plazo, "más eficaces que las llevadas a cabo hasta ahora" y profundizar en el análisis del régimen profesional de los militares de tropa y marinería "adaptándolo a las necesidades de Defensa".

Esta reclamación se la ha trasladado a la autoridad militar, poniendo el foco en la necesidad de "impulsar y potenciar las actuaciones de intermediación laboral, en paralelo a los programas de formación, para que así tengan un resultado real y práctico". Y a la vez pide que se aumenten las plazas que permiten a este personal adquirir la condición de militar de carrera, que a partir del año 2012 sufrieron "un descenso considerable".

Se trata de un asunto que está siendo también objeto de debate en una subcomisión creada en el Congreso de los Diputados y el Defensor del Pueblo apunta que "estará pendiente" de las conclusiones que este órgano apruebe.