Actualizado 19/04/2007 11:25 CET

Detenidas seis personas por la venta de vehículos de alta gama adquiridos en la Unión Europea sin pagar impuestos

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Seis personas han sido detenidas como presuntos autores de un fraude a la Hacienda Pública al vender a través de dos empresas alrededor de 550 vehículos de alta gama adquiridos en países de la Unión Europea sin liquidar un total de cinco millones y medio de euros correspondientes al IVA y al impuesto de matriculación.

Dos de las personas detenidas eran los principales beneficiarios, mientras que las otras cuatro eran utilizadas como testaferros de las empresas que comercializaron en un corto espacio de tiempo unos 550 vehículos de alta gama, valorados cada uno de ellos en 45.000 euros, adquiridos en el mercado intracomunitario, principalmente en Alemania.

Entre los ejercicios 2002 y 2005 no liquidaron al erario público la cantidad de cinco millones y medio de euros correspondientes al IVA y al impuesto especial sobre determinados medios de transporte -impuesto de matriculación-.

Los agentes de la Policía Nacional iniciaron las investigaciones a raíz de la denuncia por estafa formulada por una persona en un juzgado madrileño. El denunciante había adquirido en un concesionario 'multimarca' un vehículo de alta gama procedente de Alemania que había pagado un su totalidad y, sin embargo, no podía matricular en España.

Las primeras investigaciones pusieron al descubierto un fraude a la Hacienda Pública por parte de una compañía que explotaba un establecimiento en la calle Vallehermoso de Madrid. Sus responsables habían constituido además otra sociedad, en la que, al igual que la anterior, figuraban dos mujeres como administradoras únicas.

La primera de estas compañías cometió, en el ejercicio 2002, un fraude a la Hacienda Pública de 1.500.000 €. El principal responsable de esta actividad es, L.L.A.C., administrador de hecho de la empresa, que utilizó a la administradora de derecho como testaferro.

La segunda de las mercantiles defraudó a Hacienda, en los ejercicios 2004 y 2005, 4.000.000 €. El principal responsable, A.P.V.V., utilizó también a la administradora de derecho de la sociedad como testaferro. Asimismo, se valió de otras dos personas, R.L.R., y su esposo, A.M.D., para adquirir la sociedad y obtener la confianza de las entidades bancarias con las que operar en el futuro.

Estas sociedades, denominadas 'truchas', desarrollan teóricamente una función de empresarios revendedores que efectúan compras intracomunitarias de vehículos a un empresario de otro Estado miembro de la Unión Europea, exenta de IVA en el país de origen. Esos mismos coches son vendidos en el mercado español a las sociedades distribuidoras principales investigadas.

Estas sociedades estarían obligadas al ingreso del IVA en las liquidaciones correspondientes, una vez efectuada la venta de los vehículos a sus clientes españoles, sin que estas liquidaciones se hayan realizado.

Sin embargo, el dinero recaudado por las sociedades distribuidoras en concepto de IVA repercutido a sus clientes no ha sido ingresado en el erario público ni por estas sociedades ni por ninguna otra sociedad instrumental a su servicio.

Además, en España se aplica un 12 por ciento correspondiente al impuesto de matriculación sobre el precio de compra del vehículo, en la primera matriculación, ya se trate de un coche nuevo o usado. Los vehículos adquiridos por las sociedades "truchas" en el mercado intracomunitario se matriculaban a nombre de dichas sociedades en España, previa autoliquidación del referido impuesto.

En este caso, los defraudadores consignaban en los impresos destinados al efecto, en el campo referido al importe de la Base Imponible, cantidades muy pequeñas. Por ejemplo, que en la denuncia que dio origen a esta investigación, se declaró como base imponible 552 euros, cuando el vehículo tenía un valor en factura de 54.500 euros, por lo que se ingresaron 66,24 euros, cuando en realidad debieron haberse liquidado unos 6.500 euros.