Dirigentes del PP ven en la oferta de Rivera un intento "desesperado" por ganar protagonismo y frenar su caída

Publicado 16/09/2019 18:46:48CET
Pablo Casado presideix el Comité de Direcció del PP a Génova
Pablo Casado presideix el Comité de Direcció del PP a Génova - PP - Archivo

Creen que este cambio "repentino" y este "bandazo" de Cs obedece al "tacticismo", para construir su relato de campaña

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

Diferentes cargos y parlamentarios del PP consultados por Europa Press han coincidido este lunes en que el movimiento de Ciudadanos proponiendo a Pablo Casado desbloquear la investidura de Pedro Sánchez si asume tres compromisos relativos a Navarra, Cataluña y la economía es un "intento a la desesperada" por recuperar protagonismo y frenar la caída de votos que recogen las encuestas. Algunos dirigentes lanzan duras críticas en privado y hablan de "paripé" y "tacticismo" del partido naranja.

El líder de Cs, Albert Rivera, ha contactado con Casado para intentar pactar una "solución de Estado" que evite la repetición de las elecciones el 10 de noviembre. Ambos han acordado mantener este mismo lunes una "reunión privada" sin gráficos en el Congreso de la que se informará a su término, según fuentes del partido naranja.

El diagnóstico común en las filas del PP es que este "golpe de efecto" de Rivera responde a que se había "quedado fuera de juego" y se sitúa "a la baja en todas las encuestas". Es más, según las fuentes consultadas, cunde "un pesimismo absoluto" dentro del partido ante un batacazo electoral que les puede hacer retroceder de sus 57 escaños actuales a la treintena de la pasada legislatura.

Según estos cargos del PP, con su oferta de abstención con condiciones, Rivera busca "entrar en liza" y "meterse de nuevo en la pelea" trasladando a su electorado el mensaje de campaña de que "por Ciudadanos no va a quedar". Y tras la crisis interna que ha vivido el partido naranja, añaden los 'populares', el objetivo sería amarrar votos y evitar más fugas.

¿IR PREPARANDO LA ABSTENCIÓN A SÁNCHEZ TRAS 10N?

Es más, algunas de las fuentes consultadas creen que esta propuesta de Rivera va preparando el terreno de cara al futuro, en caso de que Sánchez de nuevo gane las elecciones y Cs tenga que optar por la "abstención patriótica" que esta última semana han solicitado de nuevo desde el PSOE y el Gobierno.

Sería un giro de guión en Cs que en el PP no sorprendería porque, según recuerdan, tras los comicios de 2015 expresó un rechazo rotundo a Mariano Rajoy y acordó con Sánchez el llamado 'pacto del abrazo'. Sin embargo, tras las elecciones de junio de 2016 se sentaba con el PP a negociar un acuerdo de investidura.

LAS TEORÍAS DEL PP EN EL CONSEJO DE DIRECCIÓN

Este asunto también ha estado encima de la mesa del comité de dirección del PP que ha presidido Pablo Casado, donde han teorizado sobre por qué Rivera plantea ahora esta propuesta para desbloquear la investidura de Sánchez.

Fuentes del partido han señalado a Europa Press que la tesis compartida por todos en esa reunión interna semanal es que Ciudadanos busca de nuevo "situarse en el mapa" político y frenar el retroceso electoral que recogen las encuestas.

Otra de las tesis de la cúpula del PP es que Rivera pretende una vez más "robar espacio" al Partido Popular con argumentos sobre Navarra, Cataluña o bajadas de impuestos que Casado ha defendido a "bombo y platillo" y que, por lo tanto, no son "novedosos".

Algunos de los cargos consultados han saludado que la reunión entre Casado y Rivera sea "privada", ya que, según alegan, no se puede "regalar esta foto" al líder de Ciudadanos, que ha puesto en marcha "su estrategia electoral" para "construir su relato de campaña" y lanzar el mensaje de que Sánchez no es capaz de pactar a ni a la izquierda ni a la derecha.

"BANDAZOS DE RIVERA"

Algunos miembros del PP han expresado en Twitter su sorpresa por esta propuesta de Rivera. La portavoz del PP en la Comisión Constitucional del Congreso, Edurne Uriarte, ha puesto de relieve este cambio "radical y repetino" de posición de Cs, pero ha señalado que a quien tiene que hacer la propuesta es a Sánchez, no al PP.

Por su parte, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha dicho a Rivera y Sánchez que antes de "lanzar propuestas tacticistas" demuestren que van "en serio en la defensa de la libertad y la democracia", y presentan juntos una moción de censura al presidente de la Generalitat, Quim Torra, "antes de que vuelva a liar el caos".

Más duro aún ha sido el diputado del Grupo Popular por Teruel Alberto Herrero, que ha censurado los "bandazos" de Rivera y ha recordado que lleva tres meses diciendo "no a Sánchez" y no a Casado en la plataforma España Suma. "Ahora percibe que los españoles le dejan de lado y se inventa una propuesta que ni los suyos le creen. La nueva política es un fake", ha proclamado también en Twitter.

También ha terciado en este debate la exfundadora de UPyD y exdirigente del PSOE, Rosa Díez, que ha cuestionado que Rivera proponga a Casado un pacto para la investidura. "Será a Sánchez a quien tiene que proponérselo, ¿no? Salvo que solo le interese su disputa electoral con Casado, claro. Qué lástima, de veras..", ha afirmado en la misma red social.