Publicado 06/10/2022 11:42

DyJ envía al juez del caso Santa Pola un informe que destaca el "dominio total" de la cúpula de ETA sobre los atentados

Archivo - Entrada a la Audiencia Nacional en el momento en el que dos miembros del ente público ICM han sido testigos sobre la supuesta financiación ilegal del PP madrileño en ‘Púnica’, a 7 de octubre de 2021, en Madrid, (España).
Archivo - Entrada a la Audiencia Nacional en el momento en el que dos miembros del ente público ICM han sido testigos sobre la supuesta financiación ilegal del PP madrileño en ‘Púnica’, a 7 de octubre de 2021, en Madrid, (España). - Alejandro Martínez Vélez - Europa Press - Archivo

Inciden en que las órdenes de "asesinar o dejar de asesinar" personas solo podían partir del Comité Ejecutivo de la banda

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Dignidad y Justicia (DyJ) ha remitido al juez de la Audiencia Nacional que investiga el atentado perpetrado por ETA contra la casa cuartel de Santa Pola un informe policial del 2014 en el que destaca el "dominio total" que la cúpula de la organización terrorista tenía de "hasta el último de los peones asesinos" encargados de cometer los ataques.

Fue el pasado sábado cuando la asociación remitió al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, Manuel García Castellón, un extenso informe de más de 400 páginas que fue elaborado por la Policía Nacional en diciembre de 2014 y que versaba "sobre los objetivos perseguidos por la banda terrorista desde su constitución".

En ese documento, al que ha tenido acceso Europa Press, los agentes dan detalles acerca de varias contraórdenes dictadas por la ZUBA --la cúpula de la banda-- y que a juicio de DyJ demuestran "el férreo control de ETA y dónde residía el auténtico dominio del hecho de asesinar o dejar de asesinar seres humanos". "Que no era en el hombre de delante que apretaba el gatillo, sino en el hombre de atrás que dominaba a quien apretaba el gatillo", sostiene la asociación.

Cabe recordar que, en esta causa, el instructor pone el foco en la posible responsabilidad que tuvieron los seis exjefes de ETA que integraban el Comité Ejecutivo de la banda en el ataque perpetrado el 4 de agosto de 2002 y que acabó con la vida en Santa Pola de un hombre de 57 años y de una niña de seis años hija de un agente de la Benemérita.

Se trata, en concreto, de Juan Antonio Olarra Guridi, alias 'Juanvi'; Ainhoa Múgica, alias 'Olga'; Félix Ignacio Esparza, alias 'Navarro'; Mikel Albisu, alias 'Mikel Antza'; Ramón Sagarzazu, alias 'Ramontxo', y María Soledad Iparraguirre, alias 'Anboto'. Todos ellos fueron imputados el pasado mes de julio por el instructor, Manuel García Castellón, al considerar que se encontraban en el máximo escalafón de la banda al cometerse el atentado.

LAS CONTRAÓRDENES DEL ZUTABE

Dignidad y Justicia destaca ahora una contraorden concreta difundida por el Zutabe -el boletín interno de ETA_en 2005 y que estaría relacionada con el cese de actividades armadas en Cataluña. En la misma, apuntan, habría intervenido "directamente presuntamente" el propio 'Mikel Antza', "precisamente en su calidad de dirigente de ETA y de su aparato político".

"Es siempre, una y otra vez, la propia ZUBA de ETA la que, de su propia mano, no deja de ofrecernos pruebas evidentes de su total dominio de hasta el último de los peones-asesinos fungibles integrados bajo su mando. Cuando la ZUBA ordenaba matar, mataban, cuando la ZUBA contraordenaba no matar, dejaban de matar. Al sólo arbitrio de la ZUBA, a su sólo capricho, el de la ZUBA y el de nadie más que la ZUBA", incide la asociación.

En este contexto DyJ destaca que 'Mikel Antza', al contrario que con la citada contraorden --con la que se ordenó paralizar los atentados en Cataluña--, decidió "presuntamente omitir" una del año 2002 en la que se llamaba a "cesar los atentados y asesinatos contra la Guardia Civil".

"Lo que (dada esa gran 'capacidad' y 'eficacia' de la que se congratulaba abiertamente ETA y hasta por escrito), hubiese bastado sin ningún género de dudas para detener en seco igualmente la reiterada secuencia de atentados contra la Guardia Civil y jamás se hubiese producido el atentado de agosto de 2002 en Santa Pola ni habrían perdido la vida sus dos víctimas mortales, que por tanto y salvo otros devenires excepcionales de la vida en estos momentos continuarían con vida", lamenta la asociación.

LA REAPERTURA DEL SUMARIO

Dignidad y Justicia ha enviado este informe al instructor coincidiendo con el que la Guardia Civil ha remitido al propio magistrado. En el mismo, de 312 páginas, el Instituto Armado asegura que la cúpula de ETA pudo "haber evitado el desenlace" haciendo valor la "posición de mando que ostentaban dentro de la organización terrorista y su amplia capacidad de actuación".

Fue el pasado mes de marzo cuando el magistrado reabrió el sumario sobre el atentado contra la casa-cuartel de Santa Pola e instó a la Guardia Civil y la Policía Nacional para que le remitieran todos los datos sobre los integrantes de la cúpula de ETA en el momento de los hechos.

El Juzgado acordó abrir diligencias previas tras la querella presentada, precisamente, por la Asociación Dignidad y Justicia (DyJ) contra los seis jefes de la banda terrorista que presuntamente componían entonces la ZUBA.

Más información