Actualizado 03/06/2007 16:49 CET

EA denuncia el "veto" al que le han sometido "en el proceso" y exige "responsabilidad" a PNV, PSE y Batasuna

BILBAO, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización de Eusko Alkartasuna, Rafa Larreina, denunció hoy el "veto" que ha sufrido su formación en los encuentros entre partidos referidos al "proceso de paz y normalización política" y exigió a PNV, Partido Socialista y a Batasuna que hagan, en este momento, un ejercicio de "responsabilidad".

En declaraciones a Europa Press, Larreina realizó un "llamamiento a PNV y Partido Socialista para que no pongan vetos" que obedecen a un afán de "protagonismo" para "intentar controlar" un proceso que debería "estar en función de la sociedad vasca". Asimismo, también emplazó "a los representantes que fueron en su día de Batasuna para que no entren en el juego de la política partidista".

"Es importante subrayar que la única forma de avanzar en un proceso de normalización política y pacificación es a través de una mesa de partidos, en la que todas las fuerzas políticas vascas se sienten y pongan encima sus propuestas y busquen un acuerdo definitivo para resolver el problema político de fondo", explicó.

Para Larreina, "la experiencia que hay que sacar de lo que ha ocurrido en el último año" es que "desde el momento en que se excluyan a determinadas fuerzas políticas, se ponen las bases para el fracaso del proceso".

Frente a la actitud que denuncia en otras fuerzas, señaló que EA está "trabajando con seriedad y responsabilidad" hablando con Batasuna en su momento, y con otras fuerzas desde hace más de tres años.

"En el último año hemos estado muy callados por responsabilidad, precisamente porque hemos apostado por ese proceso con seriedad y responsabilidad. Hemos hablado en privado, donde hay que hablar, y no en los medios de comunicación. Incluso hemos, en su momento, callado por responsabilidad, cuando se han producido vetos a nuestra presencia en ese proceso por parte de distintos actores", reiteró.

Larreina destacó que EA van a "seguir apostando por el proceso, trabajando con responsabilidad y seriedad", sin "admitir más errores como los que se han cometido en el pasado".

"El error fundamental fue poner vetos a las fuerzas políticas y no tener claro que la única forma de avanzar es sentando a todas las fuerzas políticas en una mesa de partidos, sin exclusiones y sin condiciones previas", concluyó.