Actualizado 11/12/2007 14:08 CET

EB cree imprudente abordar la ilegalización de ANV y EHAK cuando Estrasburgo puede cuestionar o rechazar la de Batasuna

Dice que Batasuna "tiene que rechazar la violencia, no porque lo diga la Ley de Partidos, sino por el compromiso sincero con el diálogo"

BILBAO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Presidencia de Ezker-Batua Berdeak, Mikel Arana, consideró hoy "poco responsable e imprudente" por parte del Gobierno del PSOE abordar la ilegalización de ANV o EHAK, cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo "puede cuestionar o rechazar la de Batasuna".

En rueda de prensa celebrada en Bilbao, Arana señaló que, "en un momento en el que todo parece indicar que la Corte de Estrasburgo va a admitir a trámite el recurso presentado por Batasuna contra su ilegalización, parece poco responsable e imprudente abordar ahora al ilegalización de ANV o EHAK, cuando sabemos que existe la posibilidad de que estos procedimientos sean cuestionados, cuando no rechazados, por la justicia europea".

El dirigente de EB manifestó que "asesinar es un delito execrable y también amenazar y coaccionar a través de la violencia", pero añadió que, "nos guste o no nos guste, guardar silencio ante estas acciones, siendo repudiable desde un punto de vista político, ético y humano, a día de hoy, no es un delito".

Según indicó, la Presidencia de EB acordó ayer reiterar el llamamiento a la izquierda abertzale para que condene la violencia "y apueste por vías exclusivamente políticas y democráticas en coherencia con la declaración de Anoeta".

Arana aseguró que EB, desde la izquierda, tiene "la plena legitimidad para decir a Batasuna que la violación de los derechos humanos y el asesinato de dos guardias civiles en Francia son actos fascistas, rechazados por la sociedad vasca e, incluso, por una parte importante de su propia dirección política y de su base social".

El dirigente de EB afirmó que la izquierda, "por tradición, por cultura, por compromiso, siempre ha defendido los derechos humanos y, entre ellos, el derecho a la vida y la libertad". Por ello, exigió, "una vez más", a Batasuna "que rompa amarras con ETA, que exija la desaparición defintiva y sin condiciones de la violencia y defienda sus ideas exclusivamente por vías políticas y democraticas, como hacemos el resto de formaciones políticas".

COMPROMISO CON EL DIÁLOGO

Además, manifestó que Batasuna "tiene que rechazar la violencia, no porque lo diga la Ley de Partidos, sino por convicción política y ética y por el compromiso sincero con el diálogo, el consenso y el reconocimiento de la pluralidad vasca".

Por otro lado, Arana destacó que EB "rechaza, por principio, la Ley de Partidos Políticos, porque es antidemocrática y vulnera derechos que deben estar preservados y garantizados para toda la ciudadanía". En ese sentido, se mostró "radicalmente en contra de cualquier proceso de ilegalización de ANV o EHAK, al igual que, en su momento, estuvimos radicalmente en contra del proceso de ilegalización de Batasuna".

Según denunció, el Estado está promoviendo los procesos de ilegalización, "exclusivamente en función de sus intereses políticos y electorales y, una vez más, se está equivocando, porque la ilegalización sólo fomenta el victimismo y el cierre de filas en la izquierda abertzale, poniendo freno al debate real sobre la inutilidad de la violencia y acallando las voces de quienes intentan recuperar el discurso de la declaración de Anoeta".