Economía/Legal.- El juez declara los concursos voluntarios del grupo Nou Temple y de tres empresas del grupo Serrano

Actualizado 18/06/2008 18:54:29 CET

VALENCIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El titular del juzgado de lo mercantil número 1 de Valencia ha declarado el concurso voluntario de acreedores --antigua suspensión de pagos-- de las empresas constructoras que integran el Grupo Nou Temple, así como el de tres entidades inmobiliarias del Grupo Serrano, según informó hoy el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Las mercantiles Nou Temple SLU, Temple Servicios Inmobiliarios SLU y Grupo Temple Obras y Proyectos y Desarrollos Urbanísticos SLU presentaron a finales del pasado mes de marzo la solicitud de declaración de concurso voluntario al encontrarse en situación de insolvencia, con imposibilidad de atender las obligaciones de deudas vencidas.

Asimismo, a instancias del propio deudor y por idénticos motivos, presentaron también solicitud de concurso de acreedores las empresas Construcciones Serrano SA, Sinhogar SA y el Vidre Urbana SL. Según indicaron las mismas fuentes del TSJCV, ninguna de las dos resoluciones puede ser recurrida.

El magistrado admitió a trámite ambas solicitudes y nombró la administración concursal que intervendrá en cada procedimiento concursal ordinario, integrada de modo colegiado por tres miembros, un abogado y un auditor de cuentas, economista o titulado mercantil con experiencia profesional de al menos cinco años de ejercicio efectivo, así como un tercer miembro que será acreedor de un crédito ordinario o con privilegio general, que no esté garantizado. Nou Temple presentó la solicitud de concurso de acreedores el pasado 25 de marzo con el objetivo de "conciliar la tutela legal de sus acreedores con el mantenimiento de su actividad", tras lo que inició gestiones con las entidades de crédito para mantener la continuidad en la financiación de los proyectos inmobiliarios de la compañía, así como con los subcontratistas para que no se interrumpieran las obras en curso.

La inmobiliaria valenciana, con una trayectoria de más de una década en el sector, optó por el concurso voluntario, y no a instancias de sus acreedores, para tratar de "mantener su actividad y entregar dentro de los plazos establecidos las viviendas que ya tiene vendidas", dado que del total de promociones en construcción, 500 viviendas disponen ya de compradores.