Actualizado 19/10/2012 21:25 CET

El edil de Burgos achaca las "facturas desorbitadas" de su móvil a una errónea aplicación de la tarifa plana

BURGOS, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Burgos, Eduardo Villanueva, ha reconocido a través de su perfil en Twitter que generó "facturas desorbitadas" en su terminal de teléfono de propiedad municipal, aunque las achaca a un "error de facturación" como consecuencia de una mala aplicación de la tarifa plana.

En uno de sus mensajes en la red social, ha asegurado que el gasto telefónico realizado entre abril y mayo de 2011, que asciende a 207.000 euros, "no procede de usos improcedentes", a la vez que ha apoyado la decisión del alcalde, Javier Lacalle, de suspenderle de forma temporal de sus responsabilidades al frente de la concejalía.

Además, ha asegurado que la investigación municipal demostrará que el uso del terminal móvil se debió a la descarga de datos de su actividad profesional como concejal, además de mostrarse convencido de que no se demostrará nada reprobable.

En este sentido, ha señalado que, una vez concluida la investigación, proporcionará las explicaciones que se consideren oportunas y ha lamentado no haberlo hecho antes mientras "crecía la bola de nieve".

Finalmente, ha pedido disculpas al PP y al Ayuntamiento de Burgos "por el daño que este error de facturación pueda provocar".

Villanueva, suspendido temporalmente de su responsabilidad en Nuevas Tecnologías, es además titular de la Concejalía de Patrimonio Municipal, por lo que mantendrá actividad laboral en el Ayuntamiento de Burgos mientras se realiza la investigación.