Una encuesta del PP le da la victoria en Extremadura con una ventaja de 1,4 puntos por delante de PSOE

Actualizado 08/05/2007 15:27:20 CET

La lista de Floriano ganaría entre 6 y 7 diputados mientras que la de Fernández Vara retrocedería en 5 ó 6 escaños

MÉRIDA, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular ganaría las elecciones en Extremadura a partir de los resultados de una encuesta que le otorga una ventaja de 1,4 puntos en intención de voto sobre el Partido Socialista, que perdería el gobierno de la región por primera vez desde la constitución de la comunidad autónoma, tras seis victorias consecutivas de Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

La encuesta están enmarcada en el segundo avance de un Macroestudio de opinión política en Extremadura, elaborada por CEPS-Multiprofesional sobre una muestra de 2.761 cuestionarios realizados entre marzo y abril de 2007, con un nivel de confianza del 95,5 por ciento, y con un error admitido de +- 1,9.

Los datos del sondeo fueron ofrecidos hoy por el presidente del PP y candidato a la Junta, Carlos Floriano, en una rueda de prensa celebrada en Mérida en la que valoró que los resultados de la encuesta "confirman la tendencia" de la última legislatura, en la que, en su opinión, "el Gobierno se ha alejado del sentimiento de la mayoría de los extremeños".

En concreto, según la estimación de voto que recoge la encuesta, el PP sería el partido más votado, con el 34,9 por ciento de las papeletas, lo que le otorgaría entre 32 y 33 escaños en el parlamento autonómico, con lo que ganaría entre 6 y 7 diputados con respecto a las elecciones de 2003.

Por su parte, la lista socialista, encabezada por Guillermo Fernández Vara, obtendría el apoyo del 33,5 por ciento de los votantes, con lo que obtendría entre 30 y 31 escaños, lo que supone un retroceso de entre 5 y 6 parlamentarios en relación con la distribución actual de la cámara autonómica.

La tercera fuerza en Extremadura continuaría siendo IU, con una estimación del 3,5 por ciento de los votos, lo que supondría que, al estar por debajo del 5 por ciento, no obtendría ni un solo diputado, a excepción de que en una de las dos provincias consiguiera el 3 por ciento de las papeletas.

Resulta significativo el elevado porcentaje de respuestas que se declaran abstención, blanco, nulo u otro, con el 22,4 por ciento de la estimación realizada por el sondeo. El opción no sabe/no contesta copa el 5,7 por ciento de las encuestas.

Traducidos los datos al apoyo de los candidatos, Carlos Floriano recibiría el mayor apoyo, con el 48,5 por ciento de los votos, Guillermo Fernández Vara obtendría el beneplácito del 46,6 por ciento, y Víctor Casto el 4,9 por ciento.

En su comparecencia, Floriano destacó el porcentaje de encuestados que reconocieron que en las pasadas elecciones votaron al PSOE, el 39,5 %, frente al 28,2 %, lo que indicaría, según dijo, la pérdida de confianza en el proyecto socialista. Al respecto, se mostró confiado que estos datos no variarían sustancialmente en caso de que Rodríguez Ibarra repitiera como candidato.

Por el contrario, el número de encuestados que ahora afirman que votarán al PP se ha incrementado con respecto a los que recuerdan haber apoyado a este partido hace cuatro años, un 32,3 % frente al 29,9 % de 2003.

Izquierda Unida, por su parte, también pierde la confianza de un punto del electorado, pasando del 3,4 por ciento de los que ahora reconocen que votaron a IU, frente al 2,4 por ciento que indica que su papeleta irá para Víctor Casco.

CAMBIO EN EXTREMADURA

Por otro lado, el sondeo recoge un cuestionario sobre la situación de Extremadura y la gestión del actual Gobierno extremeño. Algunos de los datos resaltados por Floriano se refieren a que un 52,8 % de los encuestados no considera que Extremadura progresa adecuadamente; que el 79,7 % estima que la región requiere un cambio; que el 56,2 % responde que la Junta no le presta un buen servicio.

También que el 69,7 por ciento percibe "amiguismo, enchufismo y partidismo" en la Junta de Extremadura; que el 75,5 % prefiere las energías renovables a refinerías y térmicas; que el 86,6 % cree que una Extremadura limpia puede ser productiva; que el 71 % sostiene que la región tiene un gran potencial en la producción ecológica; y que el 86,2 por ciento se decanta porque esta industrialización y comercialización se realice en la comunidad autónoma.

En cuanto a la valoración por áreas de la Junta de Extremadura, todos los departamentos suspenden excepto tres, Agricultura y Medio Ambiente, Bienestar Social y Desarrollo Rural, todos con un 5. La consejería peor valorada es la Economía y Trabajo, con un 3,8 puntos.

PROPUESTAS DE FLORIANO

El sondeo también ha preguntado a los encuestados acerca de las propuestas de gobierno que ha venido realizando el candidato popular, Carlos Floriano, en los últimos meses, y que recibe una nota media de 7,1 puntos.

La calificación se ha realizado sobre un total de 25 compromisos, que se engloban en bloques como Gestión limpia, ágil y eficaz, Inversión en una Extremadura de Calidad y Calidad de Vida, en el que a su vez se encuadran otros subgrupos sobre la mejora de la calidad de vida, una bajada de los impuestos, una sanidad y educación de calidad, y políticas para jóvenes, mujeres y mayores.

En concreto, las propuestas mejor valoradas, con un 7,8, son las que se refieren a la equiparación salarial entre mujeres y hombres, garantizar un plazo máximo de 30 días para la realización de intervenciones sanitarias, las medidas para favorecer el acceso al trabajo para jóvenes.

También reciben una buena calificación otras como las medidas encaminadas a elevar la renta de los extremeños o la Tarjeta de Asistencia y Residencia para mayores (7,7), las deducciones en IRPF para favorecer a las familias, ampliar la red de centros de secundaria y la educación gratuita de 0 a 3 años (7,6).

Tras valorar el conjunto de medidas, el 28,2 por ciento de los encuestados se muestran seguros de votar la candidatura de Floriano, el 32,3 manifiesta que posiblemente lo apoye, mientras que el 2,4 sostiene que posiblemente no lo votará, y el 28,2 por ciento asegura que no le prestará su confianza en las urnas. El 8,9 por ciento no sabe o no contesta.