ERC exige en el Congreso diálogo con Cataluña sin líneas rojas: Es la "prueba del algodón" de Sánchez

León del Congreso
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 25/06/2018 17:04:59CET

El PP defenderá también una iniciativa que exige retirar los lazos amarillos, cerrar las llamadas 'embajadas' y frenar los vetos al Rey

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Esquerra Republicana (ERC) llevará este martes a debate al Pleno del Congreso una moción en la que hace un llamamiento al Gobierno a dialogar "sin condiciones ni renuncias" con Cataluña y cuya votación será "la prueba del algodón" del presidente, Pedro Sánchez, a juicio de los independentistas catalanes.

Así lo ha resumido el portavoz parlamentario de ERC en la Cámara Baja, Joan Tardà, en un comentario publicado en su cuenta de Twitter y recogido por Europa Press, donde expone, además, cuál es el objetivo de su iniciativa: encontrar "una resolución democrática en el conflicto entre el Reino de España y Catalunya".

Esa moción, registrada el pasado jueves en el Congreso, es consecuencia de la interpelación que Tardà dirigió la semana pasada a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

En su 'duelo' con la nueva responsable de la Política Territorial, Tardà ya subrayó la necesidad de buscar una solución al problema catalán impulsando un diálogo con el Govern en el que las partes asuman que se puede hablar de todo, sin líneas rojas.

"No se pueden poner puertas al campo", viene defendiendo el independentista catalán, tampoco en lo que se refiere a la reclamación de la independencia para Cataluña. Precisamente este lunes se ha conocido que la ponencia que ERC debatirá en su próxima conferencia política explicita que el partido no renuncia a "ninguna vía democrática y pacífica" para materializar la República catalana.

Pero ésta no será la única moción que se vote este martes. El PP también presenta un texto, que es totalmente antagónico con el de ERC y que también es consecuencia de otra interpelación dirigida a Batet en el último Pleno.

LAS 'RECETAS' DEL PP CONTRA EL INDEPENDENTISMO

En concreto, los 'populares' reclaman la retirada de símbolos independentistas, como los lazos amarillos, de los espacios públicos; el cierre de las llamadas 'embajadas' catalanas y la "desarticulación" del Diplocat; la condena "firme" de las actuaciones de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR); y la defensa de las instituciones del Estado en Cataluña y, singularmente, de la Monarquía.

El PP defiende que las propuestas de "ruptura" de la unidad de España han de ser "firmemente repelidas" por las fuerzas constitucionalistas "en aplicación de la legalidad, preservando la estabilidad, impulsando la recuperación económica y restaurando la convivencia en Cataluña".

Y, para ese fin, exige también al Gobierno medidas "inmediatas" para impedir el destino de fondos públicos a la Generalitat a fines distintos del interés general y, en particular, establecer un control "reforzado" de las cuentas catalanes y del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) en Cataluña.

Además, pide condenar cualquier tipo de declaraciones "xenófobas, discriminatorias e injuriosas" de las autoridades autonómicas --en referencia velada a las realizadas en el pasado por el actual presidente, Quim Torra--; y usar los medios públicos catalanes --TV3 y Catalunya Radio-- para difundir mensajes en contra de las instituciones españoles o de carácter "discriminatorio".

El principal partido de la oposición quiere frenar, además, "presiones" sobre los jueces para que se produzca el acercamiento a Cataluña de los presos del procés y evitar el tratamiento "diferenciado" de éstos respecto del resto de reos, y busca también el "firme compromiso" del Ejecutivo de "no hacer concesiones bilaterales" a los separatistas que supongan "ningún tipo de agravio o discriminación" respecto a otros ciudadanos españoles.

Precisamente el debate y la votación de ambas propuestas tendrá lugar una semana después de que el PP, el PSOE y Ciudadanos acordaran un texto de una proposición no de ley en defensa de la unidad de España y en contra los referendos secesionistas.

OTRA INICIATIVA SOBRE CATALUÑA, ÉSTA DEL PDECAT

Pero la discusión sobre la crisis catalana no acabará el martes porque, al día siguiente, el PDeCAT, por boca de su portavoz, Carles Campuzano, insistirá al Gobierno en la necesidad de abrir un diálogo con Cataluña a través de una interpelación, que dará lugar a la votación de la subsiguiente moción en el próximo Pleno del Congreso, aún por determinar.

Tras conocerse la fecha de la primera reunión entre Sánchez y Torra, el próximo 9 de julio, Campuzano exigirá al Gobierno que explique "cómo piensa sustanciar" el diálogo anunciado con la Generalitat y especifique sus prioridades en su acción de gobierno con Cataluña.

El independentista catalán preguntará al Gobierno si está dispuesto a abordar las cuestiones de "fondo" que explican la naturaleza del "conflicto" entre España y Cataluña "o si simplemente piensa hacer oídos sordos a la mayoría de la sociedad Catalana".