9 de abril de 2020
 
Actualizado 17/01/2007 14:16:49 +00:00 CET

Estatutos.- Zapatero confirma que no hay urgencia parta reformar la financiación de las CCAA, que se hará "con calma"

Augura que todas las reformas estatutarias, y también la gallega, tendrán el acuerdo de los dos grandes partidos

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró hoy convencido de que todas las reformas estatutarias, salvo el conocido caso de Cataluña, estarán pactadas con el PP, y también lo espera del Estatuto gallego que esta mañana se discute en Santiago de Compostela. Según dijo, consolidadas estas reformas se abordará "con calma y tranquilidad" el modelo de financiación autonómica, para que la que no ve urgencia.

En el Fórum Europa, Zapatero indicó que, menos en Cataluña, todas las reformas estatutarias van a tener un pacto entre el PP y el PSOE, incluyendo la gallega, donde se mostró convencido de que Emilio Pérez Touriño "hará todo el esfuerzo" para lograr un estatuto con el apoyo de PP y BNG.

Eso sí, recalcó que las reformas estatutarias tendrán sus propias "singularidades" ya que responden al interés territorial de las comunidades. "Eso es la esencia de la autonomía --enfatizó--. No tendría ningún sentido que los estatutos fueran como gotas de agua".

AZNAR SÍ ENTENDIÓ LA IMPORTANCIA DE LOS NACIONALISTAS.

La falta de acuerdo en Cataluña lo atribuye a que "quizá el PP no comprende que, para gobernar España, no se puede nunca perder de vista que hay comunidades autónomas que tienen una presencia importante social, electoral, de fuerzas políticas no estatales". "El PP lo comprendió entre 1996 y 2000 (primera legislatura de José María Aznar) y, por cierto, no le fue mal --comentó--. Ahora parece que se ha olvidado ese dato fundamental".

En cualquier caso, se mostró convencido de que la reforma catalana "encaja en la Constitución" y no le preocupa la decisión final del Tribunal Constitucional ni cree que ese fallo puedan influir en las elecciones.

Según explicó, "consolidar" las reformas estatutarias es "enormemente importante" porque hay que "abordar con calma la reforma del modelo de financiación autonómico", que se hará "con la misma serenidad y tranquilidad con la que caracteriza al vicepresidente segundo", Pedro Solbes.

Por tanto, no ve urgencia para esa reforma económica que sí vienen reclamando con inquietud las formaciones catalanas esgrimiendo el Estatut. "No estamos en una inminencia y en una urgencia para abordarlo --agregó--. El tema exigirá tiempo, mucha negociación y mucho diálogo, como siempre en democracia".

NO SERÁ LA ÚLTIMA REFORMA DE FINANCIACIÓN.

Lo que sí quiso dejar claro es que la reforma del sistema de financiación autonómica que se discuta no será la última porque "todos los Estados descentralizados tienen cada cierto tiempo un debate y reforma sobre financiación entre el poder central y los territoriales, ya que cambia la realidad económica, los tipos de ingresos o las necesidades de financiación".

Zapatero argumentó que en esas reformas "suele haber tendencias pendulares", unas veces hay tendencia a quitar financiación a los poderes centrales y dar más a los territoriales, y a veces otra. Eso sí, "en España hasta ahora sólo ha habido una tendencia para que los poderes territoriales o comunidades autónomas dispongan de más capacidad de gasto, y el poder central de menos".

Su pronóstico es que se puede diseñar "una reforma razonable" del modelo de financiación, tanto para las comunidades como para el Estado, ya que a día de hoy "el Estado mantiene un importante volumen de recursos, de capacidad financiera, de capacidad de establecer y determinar la potestad tributaria, que es esencial".

GOBERNAR "CON LAS CC.AA.".

En su conferencia, Zapatero defendió que se está "fortaleciendo el conjunto de España con el fortalecimiento de cada una de sus partes" puestas en común. "Sé que ésta es una idea discutible y discutida y que a algunos, a pesar de la experiencia del Estado de las Autonomías, les cuesta interiorizar, pero es perfectamente posible y España es la mejor demostración de que a la vez de que crecen las partes, crece el conjunto", señaló, asegurando que existen "menos diferencias" entre comunidades o regiones en renta per cápita, infraestructuras y desarrollo.

El presidente recordó que su Gobierno ha celebrado tres Conferencias de Presidentes y que él es el jefe del Ejecutivo que más encuentros y reuniones con los mandatarios autonómicos. "Hoy gobernar bien exige que el Gobierno de España gobierne con las comunidades autónomas, ni de espaldas y aún mucho menos, sin contar o en contra", finalizó.