ETA.- Piqué tacha de "gravísimo" que el PSOE cambie su política antiterrorista y "mienta" una vez alcanzado el Gobierno

Actualizado 05/05/2007 23:06:17 CET

El presidente del PP de Cataluña asegura que hay lugares de España donde ser del PP "no es cómodo ni fácil"

SEVILLA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, calificó hoy de "gravísimo" que el PSOE haya cambiado su política antiterrorista respecto la postura que mantenía cuando estaba en la oposición, cuando estaba "a favor del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo", y criticó que haya "mentido a todos los españoles, haga lo contrario de lo que dice y no haya explicado al Parlamento este cambio".

En su intervención en Sevilla en la Convención de Nuevas Generaciones 'Populares 07. La ilusión de los jóvenes', Piqué aseguró que el PP "siempre" ha defendido la misma posición en materia de política antiterrorista, una postura que, a su juicio, "no depende de razones electoralistas, sino que es mucho más de fondo".

En este sentido, apuntó que siguieron manteniendo el mismo discurso "antes y después del alto fuego permanente declarado por ETA y antes y después del atentado de la T-4" en el aeropuerto de Barajas en Madrid.

Así, señaló que con elecciones de por medio, con situaciones políticas distintas, en el Gobierno o en la oposición, la posición del PP respecto a la política antiterrorista es luchar frente al terrorismo con el Estado de Derecho, con todos los instrumentos que permite la ley y entendiendo el terrorismo como un fenómeno complejo que implica en su conjunto medidas policiales, judiciales, políticas, legislativas y de cooperación internacional.

Asimismo, el presidente de los populares en Cataluña indicó que, por este motivo, "no podemos distinguir entre los comandos de ETA con su capucha, su pistola y sus bombas lapas de lo que puedan ser los movimientos sociales y políticos de apoyo y de financiación", porque, a su juicio, "son igual de terroristas".

A este respecto, Piqué destacó que el PP siempre ha defendido que el último objetivo de la política antiterrorista "no es acabar apaciguándoles a cambio de contrapartidas políticas para que dejen, por favor, de matar", sino que su cultura política, subrayó el popular, es "derrotar a los enemigos de la democracia, de la libertad y del diálogo utilizando todos los instrumentos".

"SER DEL PP NO ES FÁCIL"

Por otro lado, el dirigente popular agregó que hay lugares en España, como el País Vasco, Andalucía y Cataluña, en los que ser del PP "no es cómodo ni fácil". Por ello, apuntó que los populares de Cataluña "no están en política para disfrutar de las mieles del poder porque saben que difícilmente puede acceder al poder, al menos a corto plazo", aunque añadió que "trabajamos para que pueden tener ese poder y beneficiar a los ciudadanos".

No obstante, señaló que los candidatos del PP están ahí "por convicciones, por ideas, por defender un proyecto aunque les cueste" y por ello, según destacó, "debemos volver a confiar en la política porque su prestigio está peor que nunca". En cambio, esgrimió que "no sé si la estrategia nos va a favorecer o no, pero lo que sí sé es que es que no depende de las elecciones porque decimos igual que cuando estábamos en el Gobierno".

Ante tal situación, Piqué afirmó que, actualmente, se plantean debates "innecesarios que nada tienen que ver con las prioridades reales del país como la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña", que tildó de "oportunismo" electoral. Así, subrayó que en los últimos tres años se ha "perdido el consenso sobre cual debe ser la política exterior de España", un país que, a su entender, "se abraza a cuántos dictadores indeseables encontremos por el mundo y deja de ser amigos de los que tienen que ser de verdad nuestros amigos naturales".

Además, consideró que, en estos tiempos, "se ha perdido el consenso en política antiterrorista y se ha vuelto a reabrir heridas históricas como la Guerra Civil", que, en su opinión, "se ha mostrado como una historia de buenos y malos y de vencedores y vencidos", aunque como recordó el popular, se había llegado a un acuerdo de que ese "no era el camino, sino que había que mirar hacia el futuro".

En definitiva, Piqué dijo que "hay que volver a un estilo de Gobierno que tenga una política exterior propia de un país occidental e industrializado, una política antiterrorista claramente orientada a la derrota del terrorismo, una política institucional y territorial basada en el consenso de todos y, en general, un planteamiento político que nos permite ocuparnos de los problemas reales".