ETA.- PSE afirma que también sufren los asesinos y defiende mantener las ayudas a las familias de presos etarras

Actualizado 23/02/2007 13:42:29 CET

Dirigiéndose al PCTV, el PSE dice que si reconocen el sufrimiento de su mundo, ellos deben reconocer el suyo, que es superior

VITORIA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PSE se mostró hoy partidario de mantener las ayudas a familiares de presos de la banda terrorista ETA recluidos en cárceles de fuera de Euskadi porque tanto los reclusos como sus allegados tienen "derecho" a percibir subvenciones para facilitar las visitas a los centros penitenciarios. El diputado socialista Jesús Loza afirmó en su intervención que sufren los familiares de las víctimas, así como los asesinos y las madres, pidiendo a los parlamentarios del Partido Comunista de las Tierras Vascas, que reconocieran el origen primario de la situación, que es la existencia de ETA.

El PP acusó a los socialistas, que en el debate presupuestario del pasado mes de diciembre solicitaron la supresión de las ayudas, de actuar de forma "incoherente" al mantener una postura "literalmente contraria" a la que defendían en el pasado.

El enfrentamiento entre populares y socialistas se produjo en el pleno del Parlamento vasco, en el transcurso del debate de una propuesta del PSE que solicitaba la supresión del decreto que regula estas ayudas, que superan los 220.000 euros, por considerar más apropiado que se canalicen a través de la normativa que regula las Ayudas de Emergencia Social (AES).

Salvo el apartado relativo a la anulación del decreto, que fue secundada por el PP, aunque tampoco fue aprobado, la iniciativa fue rechazada por todos los grupos, a excepción del PSE.

El parlamentario socialista Jesús Loza explicó que con su propuesta, el PSE no trataba de acabar con las ayudas que se conceden a los familiares de presos para que se desplacen a las cárceles a visitarles. "No proponesmos que se quiten (las aportaciones), proponemos que se mantengan, y ahí está la discrepancia con el PP. Porque es un derecho de los presos, de los presos de cualquier tipo, recibir ayudas, y es un derecho de sus familias poder visitarlos".

"LOS ASESINOS TAMBIEN SUFREN"

Loza continuó con esta línea argumental y, dirigiéndose a EHAK, destacó que "nosotros hemos reconocido que los socialistas, los populares, las personas que sufren violencia de persecución, los asesinados o las familias, no somos los únicos que sufrimos. Hemos reconocido que sufren los familiares de las víctimas del terrorismo, y que sufren los asesinos y las madres, pero queremos que ustedes reconozcan el origen primario de la situación, que es la existencia de ETA".

El parlamentario del PSE continuó dirigiéndose al grupo de la izquierda abertzale para reclamarle que "si nosotros reconocemos el sufrimiento que su mundo pueda tener, reconozcan el nuestro, que es infinitamente superior". En este sentido, subrayó que "no es lo mismo la carcel que el cementerio, porque los muertos no progresan de grado ni pueden salir al patio".

El discurso de Loza motivó las criticas de los 'populares', cuyo portavoz, Leopoldo Barreda, lamentó que el PSE, que en el debate presupuestario celebrado el pasado mes de diciembre presentó una enmienda para la supresión de estas ayudas, haya "rehecho" la postura de los socialistas en esta materia. "Ustedes siempre han rechazado las ayudas, y las han considerado una decisión política, no un derecho", recordó.

"INCOHERENCIA"

"El Partido Socialista ha modificado claramente y de fondo su actitud en este tema", le reprochó a Loza, a quien acusó de "defender literalmente lo contrario" que lo planteado por el coordinador de la Ejecutiva del PSE, Rodolfo Ares, en 2003, de quien afirmó que en otra intervención sobre este asunto rechazó que las administraciones tengan la obligación de financiar los desplazamientos de familiares de presos.

Barreda atribuyó este cambio "de fondo" en la actitud de los socialistas a "una concesión más" de ese partido, a quien acusó de actuar de forma "profundamente incoherente con lo defendido en el pasado". Además, consideró que la propueta de canalizar las aportaciones a través de la normatva que regula las AES es un intento de "disfrazar" la financiación de las visitas a presos.

La parlamentaria del PNV Nerea Antia defendió el mantenimiento de las ayudas porque "hay familias que sufren un importante trastorno económico" por los desplazamientos a centros penitenciarios. Además, exigió la transferencia de las competencias penitenciarias.

Desde EHAK, Itziar Basterrika consideró que el debate sobre esta cuestión debe abordarse desde su "origen", que situó en la política de dispersión de los presos de ETA. "Si finaliza la dispersión, el problema estaría superado y no habría necesidad de ayudas", concluyó.

El parlamentario de EA Rafa Larreina coincidió en la crítica de la dispersión, de la que afirmó que responde a un principio "vindicativo" y "peneliza" a las familias de los reclusos.

El portavoz parlamentario de EB, Oskar Matute, defendió el mantenimiento del decreto que regula las aportaciones por estimar que "no incumple la legalidad".

La parlamentaria de Aralar, Aintzane Ezenarro, en referencia a la política de dispersión, consideró que "a los problemas diferentes hay que darles respuestas diferentes", por lo que defendió el mantenimiento de las ayudas.