Actualizado 28/06/2007 16:32 CET

El etarra Bienzobas se niega a declarar en el juicio por el intento de asesinato de 11 militares en Madrid en 1994

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El miembro de la organización terrorista ETA Jon Bienzobas Arretxe, alias 'Karaka', se negó hoy a declarar en el juicio que se sigue contra él en la Audiencia Nacional por el intento de asesinato de 11 militares y trabajadores del Ejército del Aire que el 25 de enero de 1994 sufrieron la explosión de un coche bomba cuando el microbús en el que viajaban cruzaba la intersección de la avenida del Manzares y el paseo de la Ermita del Santo de Madrid.

El juicio, que se desarrolla ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, continuará mañana con la calificación definitiva de la Fiscalía, que en su escrito provisional solicitó para el etarra un total de 275 años de cárcel, 264 años de cárcel por 11 delitos de asesinato en grado de tentativa y otros 11 por estragos. Bienzobas también está condenado a 30 años por el asesinato del ex presidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente y a otros 30 por el del vecino de Guecho (Vizcaya) Rafael San Sebastián Flechoso.

En su declaración, Bienzobas reconoció en euskera ser "militante de ETA" y manifestó su intención de "no contestar a las preguntas" formuladas por la fiscal Dolores Delgado. Durante la mayor parte del juicio, permaneció en pie y con los brazos cruzados o en la cintura, paseándose por el recinto acristalado de la sala de vistas e intercambiando miradas y sonrisas con su abogada y los familiares que se encontraban entre el público.

Según el Ministerio Público, Bienzobas formaba parte en el momento del atentado del 'comando Madrid' de ETA, en el que también estaban integrados los ya condenados Mikel Azurmendi Peñagarikano, alias 'Hankas'; y Álvaro Arri Pascual, alias 'Munipa'. Bienzobas y un compañero de comando colocaron en una isleta del citado cruce un Opel Corsa sustraído que portaba dos ollas con 45 kilos de amonal y metralla, mientras que 'Hankas' y 'Munipa' lo hicieron estallar cuando el microbús se encontraba en un ceda el paso próximo.

"PODRÍAN HABER MUERTO TODOS"

Uno de los peritos del Cuerpo Nacional de Policía que acudió al lugar de los hechos relató ante el tribunal que una primera carga explosionó al paso del microbús, alrededor de las ocho de la mañana, y una segunda lo hizo al filo del mediodía, cuando intentaba ser desactivada por una unidad de los Tedax. Según su relato, 14 personas resultaron heridas leves por efecto de las dos deflagraciones.

El perito explicó como hipótesis que el coche podría contener "dos artefactos con dos intencionalidades distintas" y añadió que, si la totalidad de la carga hubiera estallado al paso del microbús militar, "habrían muerto todos sus ocupantes". "Ese explosivo puede causar la muerte de varias personas en un radio de bastantes metros", destacó.

Este testimonio fue corroborado por el conductor del microbús contra el que iba dirigido el atentado, quien declaró ante la sala que la explosión provocó el impacto de numerosos cristales y se produjo cuando la mitad del vehículo había rebasado el lugar donde se encontraba el coche-bomba.

'HANKAS' NO RECUERDA NADA

También testificó ante el tribunal el etarra 'Hankas', quien reconoció su pertenencia pasada y presente a la organización terrorista, aunque aseguró no recordar "nada" de los años en los que estuvo integrado en el 'comando Madrid'. "Son muchos años ya, no me acuerdo", señaló poco después de intercambiar un saludo con el puño en alto con Bienzobas, al que calificó durante la vista como "un amigo de toda la vida".