Actualizado 03/07/2013 19:52

El excontable de Emarsa niega que cogiera dinero de la caja, que se llevara documentos o que abonara cenas del PP

VALENCIA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El excontable y exjefe de Compras de la Entidad Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa) Santos Peral ha negado ante el juez del 'caso Emarsa' que cogiera dinero de la caja, que se llevara documentos o que pagara cenas del PP. Al respecto, ha dicho este miércoles ante el juez: "eso nunca, y más con mis creencias". Asimismo, ha mantenido que el concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Valencia, Silvestre Senent, nunca le pidió dinero de la entidad.

Peral, quien también ocupó hasta mayo el cargo de secretario general del PP del distrito de Patraix, se ha pronunciado de esta manera en su declaración, en calidad de imputado --por presunta malversación--, ante el titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de investigar un agujero millonario en la gestión de la depuradora de Pinedo (Valencia).

A Peral se le atribuye haber cobrado sobresueldos mensuales de entre 400 y 1.000 euros por su "silencio" sobre los presuntos delitos que se estaban cometiendo en la depuradora. El imputado ha explicado que empezó a trabajar en Emarsa en julio de 1999, y se encargó de la contabilidad. Con la llegada de Esteban Cuesta como gerente de la entidad ha indicado que se produjeron algunos cambios. Así, dejó de llevar la contabilidad de alguna empresa como la de Microprocesadores Valencia, el libro de contabilidad o el IVA.

Ha señalado que en ese momento en su departamento desconocían el número de proveedores que llevaba Cuesta o el ex director financiero, Enrique Arnal, y ha señalado que se percataron de este extremo cuando aparecieron unos archivadores "completamente hinchados de facturas": "suponemos que eso lo habría contabilizado Enrique Arnal, pero no lo sabemos tampoco", ha dicho.

Asimismo, Peral, quien ha negado que tuviera conocimiento de que sus superiores jerárquicos estaban cometiendo algún tipo de irregularidad, ha señalado que a los dos o tres meses de entrar Cuesta, el departamento de contabilidad dejó de llevar las conciliaciones bancarias, y se le asignó solo una entidad. Al preguntarle por este asunto a Arnal, le respondió que eran "órdenes" que había recibido, ha señalado. "Fue una orden", ha agregado.

Además, ha mantenido que para pagar cualquier cosa de facturas o de todo lo que tuviera que pagar, se pedía la autorización a Enrique Arnal. "Tenía que estar la autorización de Enrique Arnal para poder hacer el pago y se le pasaba al gerente para su firma", ha puntualizado.

Peral también ha indicado que el gerente era el que tenía autorización para disponer del dinero de caja, "previa firma de cualquier documento que me presentara para poderlo cobrar", ha dicho. Sobre este tema, ha señalado que Cuesta le daba tickets y "muchas veces" le dijo: "aún me cuesta dinero a mí porque he perdido muchos tickets".

"PODER PAGAR LAS NÓMINAS"

En relación con este último asunto, el imputado ha agregado que Cuesta le indicaba que los tickets eran por comidas de trabajo. "Varias veces" le señaló que eran "muchas comidas", y Cuesta le contestaba --según su versión-- que era para "conseguir dinero" y "poder pagar las nóminas a los trabajadores y a los proveedores".

También ha comentado que Cuesta le decía que algunas comidas eran del expresidente y exvicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, y ha agregado que la secretaria, Marisol, también le traía en un sobre tickets de comida de este último.

En relación con subvenciones al Ayuntamiento de Benimàmet, asociaciones de esta pedanía o al de Pinedo, ha explicado que nunca pensó que esto pudiera ser ilícito. "Con el anterior gerente, García Besó, también se daba dinero para Pinedo, para lo del Ayuntamiento, porque decían que estaban soportando los olores que procedían de la planta", ha dicho.

"SI HUBIERA ESTADO LA DOCUMENTACIÓN"

Por otro lado, preguntado por si se ha llevado algún tipo de documentación de Emarsa, ha manifestado que "nunca". "Si hubiera estado la documentación, no estaría yo aquí", ha dicho. "Lo que ocurrió una vez que estando tomando café vi que había un hueco en la estantería y entonces llamé a María José por si había cogido la caja esa de cartón por error, y entonces estuvimos buscándola que fuimos arriba a la planta y todo para ver si estaba. Yo creía que había aparecido pero después me han dicho que no", ha señalado.

Esto fue en junio de 2010, ha recordado. Así, ha dicho que es "totalmente falso" que él, junto a otras personas, sacara documentación de la planta, porque lo que le interesaba es que estuviera "para que se comprobara que lo había hecho bien", ha afirmado. Asimismo, ha aseverado que nunca ha consentido que otras personas se llevaran documentación "porque era tirar piedras contra mí mismo".