Exteriores recuerda su deber de vigilar que las embajadas catalanas no dañen la imagen de España ni impulsen el 'procés'

Publicado 10/07/2019 18:01:22CET
Josep Borrell, durante un acto como ministro de Asuntos Exteriores
Josep Borrell, durante un acto como ministro de Asuntos ExterioresEduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha señalado este miércoles que su deber es "vigilar de cerca" que las embajadas catalanas en el exterior no intenten "menoscabar la imagen de España" ni impulsar el proceso independentista, así como detectar el uso indebido de fondos públicos para esos fines.

Así ha reaccionado el Ministerio a las informaciones de 'eldiario.es' y TV3 basadas en la documentación que la Abogacía del Estado ha aportado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, según la cual la acción exterior de la Generalitat en el extranjero estaba siendo controlada por el Gobierno central.

El departamento que dirige Josep Borrell ha eludido hacer comentarios sobre lo que son procesos judiciales en curso y sobre informaciones relacionadas con "documentación reservada" de las embajadas españolas que "nunca debieron haberse filtrado".

Sin embargo, fuentes de Exteriores han recordado que parte del cometido del Ministerio es "vigilar de cerca cualquier actividad que pretenda menoscabar la imagen de España en el exterior y, en particular, todas aquellas cuyo fin sea llevar a término el proyecto independentista del Govern de Cataluña".

Asimismo, han indicado que el Ministerio debe tratar de "detectar el uso indebido de fondos y recursos públicos para menoscabar la imagen de España e intentar consumar el proyecto separatista". "Y evitar a toda costa que se siga produciendo bajo falsos pretextos, cual es el caso de algunas delegaciones del Gobierno catalán en el exterior", han añadido.

Lo que no ha querido comentar Exteriores son las declaraciones que ha hecho este miércoles el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha pedido la dimisión de Borrell. Torra ha acusado al Ministerio de "espiar a delegados, diputados y periodistas" y de someterlos a una "persecución" solo por "defender la independencia", una operación que relaciona con "las cloacas del Estado".

Contador