Actualizado 11/03/2015 20:29 CET

Fernández Díaz destaca los servicios prestados por el comisario Villarejo

Jorge Fernández Díaz en el Congreso
EUROPA PRESS

ESTRASBURGO (FRANCIA), 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado este miércoles los "relevantes servicios" prestados por el comisario José Villarejo en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado y ha considerado normal, sin referirse específicamente a sus contactos con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que los policías se reúnan con políticos, salvo que se demuestre que se hayan cometido ilegalidades.

El comisario Villarejo "ha prestado relevantes servicios, y es mi obligación decirlo, en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado y eso no se puede olvidar en ningún momento", ha subrayado el ministro del Interior en declaraciones a la prensa en la Eurocámara, donde ha inaugurado una exposición dedicada a las víctimas del terrorismo y a las fuerzas de seguridad del Estado.

Fernández Díaz ha explicado que el informe que ha encargado a la Policía sobre las actividades privadas de Villarejo pretende "deslindar el grano de la paja y que florezca la verdad" porque "hay cosas que se dicen que no se ajustan exactamente a la realidad".

"El informe de la policía es el que nos debe acreditar efectivamente si todo, como yo presumo salvo que se demuestre lo contrario, se ha hecho en el marco de la estricta legalidad", ha apuntado el ministro del Interior.

Fernández Díaz no ha mencionado en concreto los contactos de este mando policial con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, pero sí ha resaltado que "el que un policía se reúna con un político en si mismo no tiene nada de malo". "Otra cosa es que se reúna para hacer algo malo, son cosas distintas", ha apuntado.

"Hay que presumir, salvo que se demuestre lo contrario, que esas reuniones no son para hacer algo malo o hacer algo ilegal", ha insistido el ministro del Interior. "Los policías se reúnen con periodistas, se reúnen con políticos y se reúnen con todo el mundo que haga falta, pero mientras esas relaciones sean, como es normalmente, consecuencia de relaciones humanas o relaciones profesionales y que no infringen ninguna norma, evidentemente no hay que asustarse ni pensar que porque se produzca esa relación se está produciendo algo ilegal, algo irregular o algo que vaya contra la deontología profesional", ha señalado.