Actualizado 28/09/2022 22:23

El Govern se reúne de forma extraordinaria durante dos horas para abordar la crisis ERC-Junts

El conseller de Salud, Josep Maria Argimon (3i); el vicepresidente de la Generalitat y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró (6i), y la consellera Gemma Geis (8i), a su llegada a una reunión extraordinaria del Govern, a 28 de septi
El conseller de Salud, Josep Maria Argimon (3i); el vicepresidente de la Generalitat y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró (6i), y la consellera Gemma Geis (8i), a su llegada a una reunión extraordinaria del Govern, a 28 de septi - David Zorrakino - Europa Press

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, comparecerá este miércoles después de reunirse con el Govern de manera extraordinaria y después con el secretario de Junts, Jordi Turull, para abordar la crisis entre los socios del Ejecutivo, han explicado fuentes de Presidencia.

La reunión extraordinaria del Consell Executiu convocada por Aragonès ha finalizado este miércoles sobre las 19.10 horas, por lo que ha durado cerca de dos horas, y ahora mismo está reunido con Turull en el Palau de la Generalitat.

El encuentro, que ha comenzado sobre las 17.10 en el Palau de la Generalitat, se ha celebrado después de que el martes en el Debate de Política General (DPG) Junts planteara que Aragonès se someta a una cuestión de confianza si no concreta cómo cumplir el acuerdo del Govern, y el presidente lo rechazara y emplazara a sus socios de coalición a tomar una decisión "con celeridad" sobre si salen o no del Ejecutivo.

En la reunión del Govern, el presidente quería preguntar a los consellers de Junts si están de acuerdo con la propuesta de cuestión de confianza.

Por su parte, los consellers de Junts pretendían trasladar a Aragonès el mismo mensaje que el partido dio en el Debate de Política General, es decir, pedirle que se someta a la cuestión de confianza si no da garantías para cumplir el acuerdo del Govern.

La presidenta de Junts, Laura Borràs, ha llegado poco después de las 22.00 horas de este miércoles al Palau de la Generalitat. 

El martes en el Parlament, Aragonès expresó su disposición a abordar las demandas que hace Junts --establecer una dirección de coordinación estratégica independentista, que la mesa de diálogo se centre exclusivamente en la autodeterminación y la amnistía, y coordinación de ERC y Junts en el Congreso--, pero advirtió de que se debe cumplir el pacto "en su integridad", ya que considera que Junts debería participar en la mesa de diálogo.

Fuentes de los republicanos consideran que el presidente tuvo un tono conciliador en el Debate de Política General y que la cuestión de confianza planteada después por el presidente de Junts en la Cámara, Albert Batet, supone cruzar una línea roja y una "deslealtad" que no puede haber en una coalición de gobierno.

Lamentan que en los últimos días estaban intentando rehacer los puentes para restablecer las relaciones entre los socios y evitar la crispación en el Debate de Política General, y que la "amenaza" de la cuestión de confianza ha vuelto a dinamitar la confianza entre ERC y Junts.

Ante el malestar provocado por esta cuestión, Aragonès ha suspendido este miércoles su agenda y durante la mañana ha mantenido reuniones con su equipo y la cúpula de ERC para analizar la situación y sobre la mesa siguen todos los escenarios posibles.

Así, el presidente convocó la reunión extraordinaria del Govern para captar cuál es el posicionamiento de los consellers de Junts: en el partido hay división sobre si deben salir o no del Ejecutivo y hasta ahora la mayoría de los miembros del Govern apostaban por seguir.

Desde el Palau de la Generalitat, sostienen que "es fundamental el respeto institucional y que el Govern esté al 100% para abordar la situación económica, social y para resolver el conflicto político".

"Como dijo ayer el presidente, los que han hablado de ultimátums o amenazan con cuestiones de confianza, son los que deben dar respuesta y decidirse", han aseverado las fuentes de Presidencia de la Generalitat.

Y es que Aragonès ya rechazó el martes por la noche la posibilidad de someterse a una cuestión de confianza --solo puede decidir él hacerlo y lo único que pueden impulsar los grupos es una moción de censura-- y emplazó a Junts a decidir "con celeridad" si quiere salir o no del Govern.

ERC mantiene que es Junts quien debe decidir qué quiere hacer, si permanecer o no en el Ejecutivo, pero reclaman que dejen de trasladar sus discrepancias internas a la estabilidad del Govern, especialmente en el contexto económico y social actual.

Otras fuentes republicanas han apuntado a Europa Press que Junts debe dar garantías de estabilidad para que el Govern pueda dedicarse a gobernar sin que haya choques continuos entre los socios del Ejecutivo, pero han alertado de que "no hay mucho margen para tener garantías de estabilidad con ellos".

"LA PELOTA EN EL TEJADO" DE ARAGONÈS

Sin embargo, fuentes de Junts han defendido que "la pelota está en el tejado" de Aragonès y que debe ser el presidente el que dé concreciones de cómo pretende cumplir el acuerdo del Govern y las tres demandas que le hacen.

Desde el partido de Laura Borràs recalcan que ahora mismo, de los 74 diputados que dieron su apoyo a la investidura de Aragonès, 41 --tanto Junts como la CUP-- han planteado que el jefe del Ejecutivo se someta a una cuestión de confianza.

Además, dan por cumplida su promesa de que el Debate de Política General sería un "punto de inflexión", ya que consideran que después de haber planteado la cuestión de confianza el rumbo del Govern debe cambiar.

Más información