Actualizado 09/12/2007 15:11 CET

El Fiscal pide más de 47 años de cárcel para 11 acusados de tráfico de droga, tenencia de armas e insolvencia

SANTANDER, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía pide que se impongan penas por un total de 47 años y nueve meses de prisión, y multas por valor de 114.550 euros, para once acusados que a partir de mañana lunes se sentarán en el banquillo imputados por delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas e insolvencia punible.

Siete de ellos están acusados de dedicarse a la venta de distintas sustancias estupefacientes, de las que se proveían en el poblado de Las Barranquillas, en Madrid; otro está imputado por tenencia ilícita de armas, ya que se le incautó un rifle que, además, era robado; y los tres restantes son familiares de otros imputados que se encargaron de vaciar sus cuentas corrientes antes de que pudieran ser intervenidas por la Administración de Justicia.

La intervención policial que condujo a la detención de los imputados se saldó asimismo con la incautación de distintas cantidades de heroína, cocaína, hachís y metadona, así como otras sustancias, valorado en conjunto en más de 13.000 euros. Igualmente, en poder de los acusados y en sus viviendas se hallaron casi 22.000 euros en efectivo y cuentas corrientes con más de 31.000 euros.

Los hechos serán juzgados por la sección tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria en una vista que comenzará mañana lunes, a las diez de la mañana, y se prolongará hasta el miércoles, día 12.

Según se explica en el escrito de calificaciones del Ministerio Fiscal, la operación policial se desarrolló en el verano de 2005, tras la práctica de diferentes escuchas y seguimientos a los sospechosos. La investigación permitió determinar que la pareja formada por Lucía F.C. y Jesús C.G., residentes en Renedo de Cabuérniga, se dedicaban supuestamente a la venta de estupefacientes, tanto en su propio domicilio, como en otros lugares previamente concertados por teléfono.

Otro tanto hacían José Ramón P.P., domiciliado en Torrelavega; Bernardo L.G., de Udías, al que la propia Lucía remitía en ocasiones los clientes; y el matrimonio formado por José Manuel C .S. y Pilar A.L., de Torrelavega. Cuando los imputados carecían de droga para entregar a sus clientes, se la solicitaban mutuamente.

La droga la adquirían en Las Barranquillas, hasta donde se desplazaban en sus vehículos y, en ocasiones, utilizando el vehículo del marido de otra de las acusadas, Esther F.N, que consentía tales viajes "con pleno conocimiento" de su objetivo y recibía a cambio parte de la droga. Además, Esther también en algunos casos colaboraba con Lucía F.C. en la entrega y cobro de droga.

En los registros personales a los acusados y en sus viviendas la policía encontró más de 140 gramos de heroína, unos 40 gramos de hachís y casi cuatro gramos de cocaína, junto con 1.743 mililitros de metadona, 54 comprimidos y medios de Alprazolam, 126 de Destropropoxifeno, 67 de Nordazapam y 33 de codeína.

La mayor de las penas solicitadas por el Ministerio Fiscal es la planteada para Lucía F.C., para la que pide seis años de cárcel y 15.000 euros de multa por tráfico de drogas, y otros dos años y multa de 7.200 euros como inductora de un delito de insolvencia punible, por otorgar poderes a su hermana para retirar el dinero de su cuenta bancaria tras la detención.

Su hermana Josefina es precisamente otra de las imputadas en la causa, para la que piden dos años de cárcel y multa de 7.200 euros como autora de un presunto delito de insolvencia punible. Por su parte, para el compañero de Lucía, Jesús C.G., la Fiscalía demanda cinco años de cárcel y multa de 15.000 euros por el delito de tráfico de drogas.

También cinco años de prisión, por idéntico delito, propone el Ministerio Público para Bernardo L.G., unido a una multa de 350 euros; así como para José Manuel C.S. y Pilar A.L., en su caso con sendas multas de 9.000 euros. Además, ésta última se enfrenta a otra petición de dos años de cárcel y multa de 7.200 euros por retirar personalmente el dinero de su cuenta.

En el caso de José Ramón P.P., el fiscal solicita cinco años de cárcel y multa de 13.000 euros por tráfico de drogas y dos años de prisión y multa de 7.200 euros por inducir a su madre a transferir el dinero de su cuenta corriente a otra cuenta a nombre de la madre y de la hermana del acusado. Para las dos mujeres, Benita P.P. y María Reyes P.P., la Fiscalía pide condenas de dos años de prisión y multa de 7.200 euros por un presunto delito de insolvencia punible.

Por otro lado, la Fiscalía propone una condena de cuatro años de cárcel y multa de 10.000 euros para Esther F.N. y solicita nueve meses de cárcel para el último imputado, Enrique A.M., en cuyo domicilio en Santander se encontraron 0,76 gramos de cocaína y un rifle marca Manlincher, que fue robado en julio de 1988 y para el cual el acusado no tenía licencias.

(EUROPA PRESS CANTABRIA)