Actualizado 09/03/2009 14:10 CET

Fiscalía de Valladolid pide penas de 4 años para tres jóvenes por altercados en el Pregón de 2007

El juicio previsto para hoy tuvo que suspenderse por la incomparecencia de uno de los tres imputados

VALLADOLID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Valladolid solicita una pena de cuatro años de cárcel para cada uno de los tres jóvenes que en septiembre de 2007 fueron detenidos durante la celebración del Pregón de la Feria y Fiestas en honor a la Virgen de San Lorenzo, patrona de la capital vallisoletana, y a los que acusa de un delito de atentado a agentes de la autoridad.

La vista del juicio estaba previsto que se celebrara en el Juzgado de lo Penal número 3, si bien finalmente hubo de suspenderse--ha sido aplazada para el día 15 de diciembre--ante la incomparecencia del joven de origen bielorruso Aliaksandr K.R, mientras que sí acudieron sus otros dos compañeros de banquillo, los jóvenes Sergio de la R.G. y Francisco Javier D.L.

En su escrito de calificación provisional, el Ministerio Fiscal entiende que los tres jóvenes cometieron un delito de atentado en concurso con dos faltas de lesiones, de ahí su petición para cada uno de ellos de cuatro años de cárcel por el delito y una multa de 720 euros por cada una de las dos faltas, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La abogada de la defensa, por su parte, solicita una sentencia absolutoria y alega que a sus patrocinados "les tocó la china ese día porque la policía tenía que detener a alguien", sin que, en su opinión, hubiera quedado acreditado que los tres imputados participaran en los hechos, a resultas de los cuales dos agentes de la Policía Municipal que iban de paisano sufrieron lesiones leves.

Los hechos se registraron en el transcurso del pregón, pronunciado por el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y al que asistieron en la Plaza Mayor cerca de 12.000 vallisoletanos, cuando un grupo de jóvenes empezó a empujar una de las vallas metálicas que protegía la fachada del Ayuntamiento de Valladolid hasta que logró abrirlas y entrar en el recinto protegido.

Acto seguido, varios agentes de una empresa de seguridad privada y otros tantos policías locales corrieron a empujar las vallas metálicas para evitar que entraran los jóvenes que estaban alborotando y que llegaron a arrojar varias botellas de cristal con cerveza dentro.

Finalmente, uno de los imputados, Sergio de la R.G, fue detenido allí mismo por la Policía Municipal, mientras que sus otros dos compañeros de banquillo fueron simplemente identificados.