Actualizado 17/02/2007 16:10 CET

La Guardia Civil se incauta en A Coruña de más de mil cajas de artificios pirotécnicos sin autorización gubernamental

A CORUÑA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Guardia Civil se han incautado en las últimas fechas en varios establecimientos comerciales de A Coruña y su área metropolitana de más de un millar de cajas de petardos de diferentes clases y categorías, por carecer los titulares de los referidos comercios de la autorización gubernativa para poder vender productos de este tipo y por no observar las medidas de seguridad exigibles según la normativa vigente.

En estas fechas de Carnaval en que la demanda de petardos se acentúa, especialmente entre los más jóvenes, la Guardia Civil ha incrementado a través de sus agentes de la Intervención de Armas y Explosivos y resto de unidades territoriales la vigilancia sobre su uso y las inspecciones en los posibles puntos de venta.

La Guardia Civil de A Coruña anunció hoy que continuará en las próximas fechas con las inspecciones en los establecimientos susceptibles de ofrecer este tipo de mercancía, en aras de velar por el cumplimiento de la legislación vigente y por la propia seguridad de los ciudadanos, especialmente de los más niños.

La legislación exige autorización de la Delegación del Gobierno para la venta de petardos. Y es que legislación vigente establece a los establecimientos comerciales como mínima condición (almacenaje de hasta 15 kilos de petardos) el contar con una autorización de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma previo informe del Area de Industria y Energía y de la propia Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil; para cantidades mayores, los requisitos de seguridad y en consecuencia de autorización se incrementarán igualmente.

Está prohibida la venta a particulares de artificios pirotécnicos por correspondencia, así como la venta ambulante. De igual manera, está expresamente prohibida la venta de petardos a menores de 12 años, y la infracción de este precepto podría constituir una infracción grave que se sancionaría con una multa que iría desde los 300 hasta los 30.000 euros.

Así, los artificios pirotécnicos de la clase I sólo podrán ser adquiridos y usados, además de suministrados, a los mayores de 12 años de edad; los de la clase II, a los mayores de 16; y los de la clase III, a los mayores de 18.