Ibarretxe dice que no admitirá "jamás" que ETA decida si puede reunirse o no con Zapatero

Actualizado 13/10/2007 0:31:45 CET

MEDELLÍN (COLOMBIA), 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, afirmó hoy, en vísperas de su próxima reunión del próximo martes con el presidente del Gobierno, que no va a admitir "jamás" que sea ETA quien decida si él puede reunirse o no con Zapatero para hablar, negociar y plantearse "un acuerdo desde el respeto para convivir entre Euskadi y España en el siglo XXI".

Ibarretxe pronunció estas palabras durante su intervención este mediodía en en centro internacional de convenciones Plaza Mayor de la ciudad de Medellín, donde disertó sobre "Desarrollo humano sostenible: Un desafío y una apuesta hacia la paz duradera", que contó con la presencia del gobernador de la provincia de Antioquia, Aníbal Gaviaria Correa.

En su alocución, el jefe del Ejecutivo vasco presentó los detalles de su plan de consulta y señaló que pretende desarrollarlo "sin depositar la confianza de nuestro pueblo para alcanzar la paz en las decisiones que tome ETA". "Hasta ahora todas las oportunidades para alcanzar la paz han devenido de que ETA declarara un alto el fuego. ¡Pobres de nosotros si la expectativa de esperanza queda depositada en que sea ETA la que diga que declaro o no un alto el fuego y que los demás podemos en términos políticos hablar", exclamó.

Por ello, rechazó que el presidente Zapatero y el lehendakari tengan que tener el permiso de ETA para negociar políticamente. "Se lo decía en julio a Zapatero: no voy a admitir jamás que sea ETA, declarando o no un alto el fuego, quien decida que tu y yo podemos hablar y negociar y plantearnos un acuerdo desde el respeto para convivir entre Euskadi y España en el siglo XXI. Ni hablar, no estoy dispuesto", aseveró.

Por tanto, recordó que presentó hace dos semanas una propuesta de paz que "tiene los componentes de liderazgo, -no se puede dejar que ETA marque la política ni los tiempos, la sociedad vasca democráticamente, el lehendakari, el presidente español, somos quienes tenemos la responsabilidad democrática y quienes tenemos que dar el paso adelante-, visión -queremos la paz y la vamos a conseguir-, estrategia y compromisos".

Tras recordar que el 25 de octubre (día de la consulta) "no es una fecha aleatoria sino simbólica, porque es el día en el que se abolieron los fueros en 1839 por la fuerza, y en el siglo XX se aprobó el Estatuto", manifestó su deseo de que ese mismo día de 2008 "sea una fecha para abrir una nueva puerta, para generar un futuro diferente". "Por lo tanto, -explicó- esa consulta sería o con acuerdo político y por tanto vinculante, o por el contrario sería una consulta en términos de desbloqueo y de abrir un proceso de solución".

Ibarretxe reiteró que no se trata de un proceso para declarar la independencia, aplicar el derecho de autodeterminación o generar la secesión e indicó que "sea cual sea el resultado", se convocarán elecciones, "para que sea la sociedad la que lea", porque dijo estar "harto" de que sean los políticos los que hagan una lectura de lo que piensa la sociedad.

Por último, apuntó que "para la paz hace falta tener liderazgo, visión, estrategia y compromisos, y eso es exactamente lo que yo hice en el Parlamento vasco hace dos semanas". "Presenté una propuesta para abordar la solución del conflicto vasco, que puede ser discutida, pero que no tiene ninguna tacha, ni de ilicitud ni de ilegitimidad, porque es plenamente legal y democrático lo que aquí se plantea", concluyó.