Inaugurada en el Espolón logroñés la escultura homenaje a las víctimas del terrorismo, obra de Agustín Ibarrola

Actualizado 06/06/2008 22:34:33 CET

LOGROÑO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Espolón logroñés acogió hoy la inauguración de la escultura de homenaje a las víctimas del terrorismo, obra del artista vasco Agustín Ibarrola. Precisamente el escultor fue el encargado de descubrir la placa inaugural.

Un acto que congregó a numerosas personalidades, entre las que destacaban el ministro de Cultura, César Antonio Molina, el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, el alcalde de Logroño, Tomás Santos, el presidente del Parlamento regional, José Ignacio Ceniceros y el delegado del Gobierno en La Rioja, José Antonio Ulecia, entre otros.

También asistió un numeroso grupo de familiares de víctimas del terrorismo, encabezados por el presidente de la Fundación Víctimas del Terrorismo en La Rioja, Fernando San Martín, y la presidenta de este colectivo, Maite Pagazaurtundua, quien precisamente condujo el acto.

Recordó que de La Rioja "se desconoce, que desde hace tiempo, con enorme dignidad, lleva años siendo tierra de acogida para que los que quedaron desarbolados por el asesinato de un ser querido". A continuación, se guardó un minuto de silencio, tras el que la Orquesta Sinfónica de La Rioja interpreto 'El canto de los pájaros'.

El turno de intervenciones lo abrió Fernando San Martín, quien manifestó que además del dolor por la pérdida de un ser querido a manos del terrorismo, hay otro "dolor más incisivo y traumático, como es la indiferencia social".

Recordó que durante años, las víctimas del terrorismo han sufrido "la apatía, cuando no el desprecio social; el arrinconamiento, cuando no el insulto directo", algo que hoy con este monumento "se busca la reparación y el reconocimiento hacia aquellos que han encarnado el sacrificio máximo, que es entregar la vida por los demás", hasta alcanzar los 1212 en los últimos cuarenta años.

A continuación, intervino el alcalde de Logroño, Tomás Santos, quien dijo que hoy "queremos recordar a las víctimas inocentes, todas lo han sido, de la violencia y la barbarie". "Seres inocentes -añadió- a los que un destino fatal e injustificado convirtió en víctimas de asesinatos, secuestros, extorsiones, chantajes o amenazas".

Santos apuntó que son "seres inocentes privados de sus derechos e incluso de su vida por la crueldad aleatoria de unos criminales, por la maldad y la cobardía de quienes no han aprendido a defender sus ideas de manera humana". Precisó, refiriéndose a los familiares de los asesinados, que "vuestro dolor es el nuestro y que este monumento es un símbolo de nuestro férreo compromiso contra el olvido".

Tras el alcalde logroñés, tomo la palabra el ministro de Cultura, quien al inicio de su intervención gloso la figura de Agustín Ibarrola, afirmando que "en su vida, como en su obra, queda demostrado una postura ética, firme y una estética cuya característica principal es el compromiso con el propio arte".

Apuntó que el artista vasco tiene unos ideales "nítidos y auténticos", así como la "denuncia sin ambigüedades de lo que se calle, el reclamo de una parcela de individualidad artística y la responsabilidad del arte como portavoz de la conciencia de nuestro tiempo".

Molina aseguró que en la obra de Ibarrola hay una "causa moral" para "quien la escultura es una manera de ganar libertad". En el caso del monumento logroñés reseñó que "libera, saca a la luz la forma hasta entonces oculta, y con ella los valores de convivencia, libertad y tolerancia que, de vez en cuando, son conculcados sin miramiento alguno". La obra será "testigo elocuente de estos principios y como testimonio de la belleza de la creación artística".

FORTALEZA DEMOCRÁTICA.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, calificó el acto de "fortaleza democrática", en el que "los riojanos queremos trasladar mensajes de fuerza, de valor, y de unidad". Afirmó que los terrorista "nos han querido hacer débiles, pero lo que han conseguido es hacernos más fuertes".

Sanz afirmó que la escultura tiene un mensaje "claro" dirigido a las víctimas del terrorismo para decirles que "no estáis solos, ya que los riojanos estamos con vosotros". Una obra que quiere significar que "no os olvidamos".

El jefe del Ejecutivo riojano transmitió un mensaje a los terroristas, afirmando con "voz alta y unánime, que no queremos a los terroristas en esta tierra; que no queremos a ETA en La Rioja; que no queremos a los violentos en la comunidad; y que se vayan lejos de esta tierra, porque aquí van a encontrar un pueblo unido"

El acto se cerró con el descubrimiento de la placa por parte del escultor Agustín Ibarrola, mientras unos niños depositaron rosas blancas a los pies del monumento. Una obra de grandes proporciones, que tiene 10 metros de largo por cinco metros de alto, con un peso de 28 toneladas de acero corten.

Ante del acto de inauguración el ministro de Cultura se reunió con la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Logroño, y de forma más privada con su primer edil, Tomás Santos. De allí, se traslado al Palacio de Gobierno regional, donde mantuvo un encuentro con el presidente del Ejecutivo riojano, Pedro Sanz.