El instructor más veterano de la Audiencia Nacional no sabe qué puede hacerse para evitar las filtraciones

Publicado 16/07/2019 13:20:00CET

Ismael Moreno, en la AN desde 1988, explica en el CGPJ su proyecto para el cargo que se disputa con el actual presidente Navarro

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 2, Ismael Moreno, ha reconocido este martes durante la exposición en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de su proyecto para presidir la Audiencia Nacional que no tiene una respuesta clara sobre qué podría hacerse para evitar filtraciones de las investigaciones o actuación de los jueces a los medios de comunicación, a lo que se ha referido como un "auténtico problema".

La cuestión le ha sido realizada directamente por el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, que preside la Comisión Permantente del órgano de gobierno de los jueces que tendrá que decidir si elige a Moreno o bien renueva al actual presidente José Ramón Navarro en la Presidencia de la Audiencia Nacional para los próximos cinco años. Navarro, que también ha expuesto hoy su plan de actuación ante los vocales del Consejo, no ha sido preguntado por este asunto.

Para Moreno, quien ha expuesto ante la Comisión su dilatada experiencia de 33 años en al Audiencia Nacional - "la mitad de mi vida", según ha apuntado-, la solución a las filtraciones podría pasar por concienciar a quienes disponen de la información para evitar que sea publicitada, algo que considera difícil porque no se trataría solo de los jueces y fiscales, sino también de funcionarios y el resto de actores jurídicos como los abogados.

"Es una cuestión de deontología profesional", ha dicho, añadiendo la importancia de "la discreción" en las actuaciones judiciales, que no ve reñida con la transparencia.

Moreno, de 63 años y en el número 264 del escalafón judicial, ha reconocido que carece de experiencia en tribunales colegiados, si bien no cree que ello sea un obstáculo insalvable para ser designado teniendo en cuenta sobre todo su dilatada experiencia en la casa, donde ha llevado asuntos de gran complejidad como los referidos al fraude de Wolkswagen, el caso Iberdrola, la causa de los 'tiririteros' --cuya estancia en prisión preventiva causó cierta polémica--, la de los 'vuelos de la CIA' que hacían escala en territorio español o numerosos sumarios por yihadismo y organizaciones mafiosas como la de Magnitsky.

Precisamente al primero de ellos se ha referido durante su comparecencia en el CGPJ, para justificar las razones por las que terminó cediendo el asunto a las autoridades judiciales alemanas, en mejor disposición para investigar los hechos.

Como plan de actuación en el caso de ser designado, Moreno propone propiciar mejoras en el funcionamiento de los órganos judiciales, lo que debe pasar por la modernización y la implantación del expediente judicial electrónico también en el ámbito penal.

"La audiencia nacional es seria, importante y hay que transmitir su trabajo para que sea valorada y conocida también a nivel internacional -ha añadido- Constituye un referente y hay que saber hacer llegar la imagen de esta institución". Por ello ve necesario evitar que una falta de armonía y de buenas relacione personales entre los trabajadores de la Audiencia puedan perjudicar esta imagen, y que los sueldos bajos obliguen los funcionarios a buscar otros destinos, un trasiego que también perjudica la actividad de este órgano judicial.

Igualmente se ha referido a problemas materiales, como el hecho de que la falta de espacio obligue a el juez, fiscal y abogados que están interrogando a un detenido salir de la habitación en la que se celebran las declaraciones y esperar en el pasillo cuando su abogado requiere una entrevista personal con su cliente. También ha reclamado carteles indicativos para evitar que abogados y personal se pierdan por los largos pasillos del edificio auxiliar de la Audiencia, al que se ha referido como un "auténtico laberinto".

MAS DE MIL PIEZAS SEPARADAS

La importancia de la Audiencia Nacional y de la cooperación jurídica internacional que se impulsa desde este órgano también ha sido aludida por el segundo de los candidatos, el actual presidente del órgano José Ramón Navarro, que aspira a permanecer cinco años más en el cargo, que ostenta desde 2014.

Frente a su rival, Navarro ha hecho valer su experiencia desde 2004 en órganos colegiados y el hecho de haber firmado unas 2.000 sentencias, además de su labor actual en la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional. Se ha referido también a la enorme carga de trabajo en algunos de los juzgados de Instrucción como el número 5, cuyo titular es el magistrado José de La Mata, que tiene abiertas más de mil piezas separadas (si bien el alto número puede explicarse por la causa de iDental, con múltiples perjudicados).

La necesidad de nuevas plazas es vital en la Sala de lo Penal de a Audiencia según el presidente, mientras que en el resto de jurisdicciones, como la Social y la Contencioso-Administrativo la saturación de asuntos no se produce, y ello pese a que esta última la sufrió en su momento debido a la acumulación de asunto sobre asilo y concesión de nacionalidad.

"Mi interés es impulsar la completa digitalización de las salas de la Audiencia Nacional y establecer el expediente judicial electrónico en los juzgados centrales de instrucción y la Sala de lo Penal", ha añadido Navarro, que ha destacado también la labor del Gabinete de Prensa de la audiencia.

Finalmente, ha señalado que es esencial poner en marcha una comisión mixta entre la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional y el Ministerio de Justicia para actuar frente a las necesidades de todos los órganos judiciales de esta institución.

Para leer más