Actualizado 13/03/2007 22:16 CET

El jefe de seguridad de Renfe dice de un sólo grupo pudo colocar las bombas del 11-M en todos los trenes

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El jefe de seguridad de Renfe en el momento en que se produjeron los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, Manuel Rodríguez Simons, aseguró hoy que dado el intervalo de tiempo de salida de los cuatro trenes donde se colocaron bolsas-bomba es posible que un mismo grupo de personas se ocupara de dejar los artefactos en todos los convoyes.

"Una persona puede ir cambiando de tren y cogiendo el siguiente sin ningún problema", indicó Rodríguez Simons. El jefe de seguridad detalló que los trenes donde se produjeron las deflagraciones salieron --tres ellos con punto de partida Alcalá de Henares y uno Guadalajara con parada en Alcalá-- de la estación de Alcalá de Henares a las 07:00 (con explosión en Atocha); las 7:05 (calle Téllez); 07:08 (El Pozo) y 07:15 (Santa Eugenia).

Rodríguez Simons indicó que no recibieron ninguna llamada de aviso sobre la colocación de los artefactos y que comprobó mediante llamada al comisario general de Información de la Policía Nacional que tampoco ellos habían sido advertidos.

A preguntas de la defensa expuso que Renfe ha sufrido más de 100 colocaciones de artefactos explosivos por parte de la banda terrorista ETA y "sólo en dos ocasiones ETA no avisó telefónicamente". En una de las colocaciones en que la banda no avisó el artefacto llevaba adosado un sistema de megafonía que alertaba de la explosión y en el otro la responsable de la colocación murió dos días después.

El jefe de seguridad puso, además de manifiesto que a consecuencia de los atentados de 11 de septiembre en Nueva York la compañía aprobó una tasa de seguridad que proporcionó más fondos para gastos en vigilancia y sistemas. Indicó que en el momento en que se produjeron los atentados las cámaras de seguridad de las estaciones de cercanías no llevaban adosado un sistema de grabación, por lo que únicamente recogían lo que sucedía en el momento sin que quedara registrado.

MOCEJÓN

Rodríguez Simons relató además cómo se produjo la localización del artefacto colocado en las vías del AVE Madrid-Sevilla a la altura de la localidad toledana de Mocejón. Explicó que el 2 de abril de 2004 las fuerzas de seguridad encontraron una bolsa semienterrada en el balastro --zona de gravilla situada entre los raíles de las vías-- a la altura de Mocejón (Toledo) en la línea Madrid-Sevilla en sentido Sevilla. "Me personé y comprobé que había una bolsa adosada a un cable de más de 100 metros, con dos empalmes y el final del cable pelado", dijo.

El responsable de seguridad indicó que la bolsa contenía explosivos y que probablemente la gran longitud del cable se debía a "medidas de seguridad" de los que colocaron el artefacto ya que la violenta explosión que generaría el mismo podría romper el carril.

Además, informó de un intento previo de colocación de otra bomba, en esta ocasión el día 31 de marzo de 2004 a la altura del kilómetro 6 de la vía Madrid-Sevilla. A la 1:40 de la madrugada unos operarios de infraestructuras de Renfe avisaron de que habían detectado la presencia de cinco individuos en la vía. Estas personas huyeron al ser descubiertas y cuando los trabajadores llegaron al lugar donde les vieron maniobrando encontraron un agujero de unos 50 centímetros de diámetro por 50 de profundidad y la vía cortada. La policía fue informada de este hecho.