Actualizado 10/03/2007 11:55 CET

De Juana.- El PP intentará hoy que la primera manifestación de Rajoy contra el Gobierno sea masiva y sin altercados

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PP ha puesto toda su 'maquinaria' a funcionar para que la decisión que ha tomado su líder, Mariano Rajoy, de convocar su primera manifestación contra una medida del Gobierno socialista --la de conceder pena 'atenuada' al etarra Ignacio de Juana Chaos-- se convierta en una de las más importantes que se ha celebrado en los últimos 30 años y, además, se desarrolle sin altercados.

Bajo el lema 'España por la libertad. No más cesiones a ETA', Rajoy ha impulsado una protesta que, según ha venido explicando a lo largo de toda la semana, busca forzar una "rectificación" sobre la actual situación penitenciara de De Juana, además de demandar al Ejecutivo que no "ceda" ante la intención de la ilegalizada Batasuna de presentarse a las próximas elecciones municipales o cambiar el estatus político de Navarra.

El propio presidente de los 'populares' enfatizó en una de sus comparecencias públicas que la movilización tenía que servir, al tiempo, para evidenciar que hay una "alternativa" a la política antiterrorista que está practicando José Luis Rodríguez Zapatero, "que no es eterno".

Así, después de toda una semana esgrimiendo distintos argumentos para hacer un llamamiento "a todos los españoles, sean de derechas o de izquierda" y con el 'preámbulo' de concentraciones con el mismo fin celebradas ayer en distintas capitales de provincia del país, esta tarde se celebrará una manifestación que ha recibido multitud de adhesiones y numerosas críticas.

750 AUTOBUSES, 200 ASOCIACIONES, LAZOS AZULES Y BANDERAS

Esa manifestación comenzará a las 17:00 horas en la madrileña Puerta de Alcalá y será Rajoy quien llevará, junto a cargos electos de su partido en el País Vasco que han sido amenazados por la organización etarra, la pancarta con el lema 'España por la libertad. No más cesiones a ETA'.

Con el apoyo de 200 asociaciones que se han adherido a la protesta --incluidas las principales organizaciones de víctimas, con la AVT a la cabeza y su propia pancarta con su tradicional lema 'Rendición en mi nombre, no'--, se repartirán 20.000 pegatinas con el lazo azul y 10.000 pasquines, además de centenares de banderas de España entre todos los presentes. Más de 750 autocares trasladarán a la capital a ciudadanos de todas las comunidades.

Y, junto a la representación ciudadana y víctimas como José Antonio Ortega Lara, estará toda la cúpula del PP: el ex presidente del Gobierno, José María Aznar; la actual dirección 'popular', los 'barones' territoriales, los alcaldes de las capitales de provincia, diputados, senadores y parlamentarios de todas las Cámaras.

De la seguridad de la manifestación se encargarán más de 500 jóvenes de Nuevas Generaciones del PP y ha sido el secretario general del partido, Angel Acebes, quien ha aseverado que no tiene ninguna preocupación por cuestiones de seguridad, dado que la gente "ya ha demostrado en otras manifestaciones que cuando sale a la calle es plural y cívica".

En cualquier caso, se van a intentar retirar los símbolos y pancartas que puedan considerarse "ofensivos", así como las banderas nacionales distintas a la actualmente vigente, con el objetivo de evitar cualquier posible altercado o crítica.

Cuando la cabecera de la manifestación llegue a la madrileña Plaza de Colón, será Rajoy quien subirá a un escenario de 12 metros (que contará con dos enormes altavoces para garantizar el sonido) --acompañado de nuevo de 'populares' de Euskadi amenazados por ETA-- y leerá un discurso con el que se dará fin al acto.

Coincidiendo con esta marcha, el PP ha convocado a los residentes españoles a concentrarse el próximo sábado ante las embajadas españolas de Londres, Zurich, Miami y Buenos Aires, según confirmaron a Europa Press fuentes 'populares', se hará lo mismo en Bruselas el próximo miércoles para rechazar la decisión gubernamental de atenuar la pena al etarra Ignacio de Juana Chaos.