18 de febrero de 2020
 

El juicio por el desfalco de SOS Cuétara acaba con acuerdo de conformidad con condenas para Jesús y Jaime Salazar

Publicado 14/02/2020 14:19:10CET

Estaban acusados de defraudar más de 230 millones del grupo, y las condenas quedan en penas inferiores a dos años de cárcel

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El juicio celebrado este viernes en la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional contra los hermanos Jesús y Jaime Salazar Bello por el desfalco de la mercantil SOS Cuétara, actual Deoleo, ha concluido después de que las partes hayan llegado a un acuerdo de conformidad. La pena de prisión para Jesús Salazar ha quedado fijada en 17 meses y 15 días mientras que para Jaime Salazar, la condena supone 10 meses y 15 días de pérdida de libertad.

Tras llegar a este acuerdo, se condena a ambos por un delito de administración desleal y un delito relativo al mercado y a los consumidores, y al primero, Jesús Salazar, también por estafa y por insolvencia punible.

A pesar de la pena impuesta por el tribunal, y después de que la Fiscalía rebajara notablemente su petición de pena debido a la aplicación de las atenuantes de dilaciones indebidas, reparación del daño y reconocimiento de los hechos, se ha suspendido la entrada en prisión de ambos.

Los Salazar estaban inmersos en este procedimiento judicial desde el año 2009, cuando el grupo SOS Cuétara presentó una querella contra los hermanos por un presunto fraude de más de 230 millones de euros cometido cuando estaban al frente de la compañía. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu concluyó la instrucción de este caso en octubre de 2016.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, los acusados actuaron "de común acuerdo, en perjuicio de la sociedad, valiéndose de sus posiciones en la compañía --Jesús como presidente de SOS Cuétara y Jaime como vicepresidente--" para ir transfiriendo cantidades dinerarias desde la tesorería de la empresa a otras vinculadas a ellos, como Cóndor Plus, "sin que conste que dicha operativa fuera conocida ni autorizada formalmente por sus órganos de administración social".

Por ello, les acusaba de haber cometido un delito societario en concurso con un delito continuado de apropiación indebida, delito relativo al mercado y a los consumidores. Asimismo, a Jesús también le atribuía el delito de estafa e insolvencia punible.

Contador