Juntas de Vizcaya rechaza pedir la desaparición de la Delegación del Gobierno con la abstención del PNV

Actualizado 24/06/2013 16:20:27 CET

PP acusa a Bildu de tener un problema de déficit democrático y le ha pedido que pida la desaparición de ETA

GERNIKA (VIZCAYA), 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las Juntas Generales de Vizcaya han rechazado la propuesta de Bildu de pedir la desaparición de la Delegación y Subdelegación del Gobierno con los votos en contra de PSE-EE y Partido Popular y la abstención del PNV. La coalición soberanista ha acusado al delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, de ser un "presunto demócrata".

En la proposición no de norma, debatida este lunes en Gernika, la coalición subrayaba que "la estructuración institucional de este pueblo ha de estar basada en la voluntad ciudadana y ser elegido por ésta". Asimismo, reclamaba que las Juntas no reconocieran "legitimidad" a la Delegación para actuar en contra de las decisiones adoptadas por las instituciones vascas.

El grupo Bildu en Juntas ha afirmado que el modo de actuar del delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, recuerda "tiempos pasados" y ha subrayado que, desde la Delegación, "se han venido haciendo intentos de limitar la libertad política y la libertad de expresión".

Su portavoz Irune Soto ha calificado de "presunto demócrata" a Urquijo y ha recordado que el delegado del Gobierno ha denunciado en los últimos meses "la exigencia del euskera en las obras públicas, ha pedido a la Audiencia Nacional que investigue a la alcaldelsa de Durango por un concierto de rock, ha denunciado la decisión del Gobierno de recurrir los presupuestos del Estado y ha amenazado con ilegalizar un partido político por el simple hecho de usar el término presos políticos".

Además, Soto ha acusado al Partido Popular de "no ser la democracia" y al PNV le ha criticado que utilice "un discurso paternalista". También se ha preguntado cuánto cuesta mantener "a este señor" --en referencia a Urquijo-- y ha denunciado "la España una grande y libre" que defienden algunos.

PNV

Por su parte, desde el PNV se ha destacado que la única finalidad que buscan Bildu y Partido Popular con este tipo de iniciativas es "buscar el cuerpo a cuerpo" para "reprogramar a su propia parroquia".

Asimismo, han considerado que Urquijo parece ser "el perejil de todas las salsas" ya que busca el "protagonismo en la política vasca" y ha reconocido que la formación jeltzale no apoyará a un delegado del Gobierno "con ese perfil", ya que Urquijo cree que está en "tierra de misión".

"Para ello no duda en desplegar una política amenazante y coactiva para defender lo que es su tarea, olvidando que es un delegado de la administración", ha considerado. No obstante, la formación jeltzale ha acusado a Bildu de darle más protagonismo y ha subrayado que Bildu está cumpliendo escrupulosamente la ley y obedeciendo a España en todo "al poner las banderas, pagar el ejército o la Casa Real".

PP

Por su parte, la juntera del PP Esther Martínez ha remarcado que toda la actuación desarrollada por el delegado del Gobierno se basa "en el cumplimiento de la legalidad" y ha acusado a Bildu de pretender "desmantelar el Estado, que desaparezca la Audiencia Nacional, la Fiscalía, los Cuerpos de Seguridad del Estado... porque quieren desmantelar España".

"Quieren quedarse ustedes solos porque todo lo que supone estado de derecho y respeto a las reglas democráticas les aterra", ha añadido.

Por ello, ha pedido a la coalición que pida que desaparezca ETA y se disuelvan pero ahí "ni están ni se les espera porque tienen un problema de déficit democrático".

Martínez ha criticado además al PNV que cuestiones como éstas son "la matraca habitual nacionalista", motivo por el que se apoyan "cuando les apetece".

PSE-EE

Por su parte, desde el PSE-EE, han recordado que la figura del delegado del Gobierno está recogida en la Constitución, donde aparece definido el procedimiento a seguir si se desea modificar su figura.

"Las delegaciones son órganos correspondientes a la organización periférica del Estado con carácter político", han indicado, para añadir que "su actuación puede ser reprobada o censurada", pero no se da la "suficiente argumentación como para apoyar" la propuesta de Bildu.

Asimismo, ha recordado que el objeto de la proposición no era conocer si los diversos partidos estaban o no de acuerdo con el comportamiento de Urquijo.

La proposición ha sido finalmente rechazada al contar únicamente con el voto a favor de los 12 representantes de Bildu, la oposición de socialistas y populares y la abstención de los 22 representantes de PNV.